Preparándonos para los mercados laborales de 2030 y el florecimiento de la diversidad.

17, enero

Una opinión de Denis Pennel, director gerente, Confederación Mundial del Empleo Al entrar en el 2020, podemos mirar ...

Una opinión de Denis Pennel, director gerente, Confederación Mundial del Empleo

Al entrar en el 2020, podemos mirar hacia atrás y reconocer que los mercados laborales han evolucionado mucho en la última década. Pero, ¿cómo serán en otros diez años, en 2030? ¿Y qué necesitaremos establecer para asegurarnos de que sean adecuados para su propósito?

Recientemente, tuve el honor de ser un orador invitado en la conferencia Labor 2030 que examinó esta misma pregunta. Coordinado por la Universidad de Oporto y la Academia de Derecho, el evento reunió a investigadores y responsables políticos, incluida la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Instituto Europeo de Sindicatos (ETUI) y Eurofound, la agencia europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo. – así como a personas del mundo de los negocios, para discutir cómo las leyes laborales tendrían que adaptarse para cumplir con las realidades de los mercados laborales de 2030. En particular, reconoció que la legislación laboral necesitaría una actualización para abarcar formas emergentes de trabajo, como el trabajo de plataforma en la gig economy.

El trabajo está tomando formas cada vez más diversas y es un desafío clasificarlo. Estoy convencido de que debemos nutrir esta biodiversidad y aprovechar las oportunidades que presenta: inclusión e integración social, productividad y competitividad, seguridad laboral, libertad de elección y creación de empleo.

La diversidad toma varias formas: una diversidad de personas dentro de la fuerza laboral; una diversidad de formas de trabajo; y una diversidad de ecosistemas en los diferentes mercados laborales de todo el mundo. Veamos cada uno de estos más de cerca.

El Informe Mundial de Empleo y Perspectivas Sociales 2016 de la OIT muestra que solo el 26% de la población activa mundial tiene un contrato permanente a tiempo completo. En otras palabras, las diversas formas de trabajo son la norma, no la excepción. Incluso en la UE, el 40% de las personas, una minoría significativa, tiene una relación laboral que no es permanente, a tiempo completo, mientras que en las regiones de bajos ingresos, alrededor del 87% de las personas no tienen un contrato laboral formal.

Veo cinco tendencias clave que impulsan esta diversidad y dan forma al nuevo mundo del trabajo. La primera es el incremento de la economía on demand que está desafiando los modelos de negocios tradicionales yendo hacia más customizacion; la segunda es la globalización que ha cambiado la forma en que las cadenas de suministro operan y han creado compañías extendidas y redes; la tercera tendencia refiere a  nuevas actitudes para con el trabajo, con gente buscando mayor flexibilidad y autonomía junto a mas work-life balance. La cuarta esta relacionada con un mundo del talento plano, donde la educación masiva ha incrementado las habilidades disponibles. Finalmente llega la digitalización, que ha habilitado todos los elementos anteriores y ha desdibujado las líneas entre el trabajo y el descanso, lo que nos permite a todos trabajar de manera diferente.

Cada uno de estos factores ha dado como resultado una amplia gama de opciones para que las empresas y organizaciones fusionen trabajadores y talento. Podemos clasificarlos como “buy”, donde un empleado trabaja bajo el contrato estándar permanente y abierto, “borrow”, donde un trabajador tiene un contrato a plazo fijo para completar una tarea; ‘rent’, donde los trabajadores prestan un servicio o habilidad por contrato y probablemente tendrán un grupo de clientes a quienes prestan este mismo servicio; y “share”, donde hay colaboración y agrupación de personas entre organizaciones y sectores.

Las empresas ya están utilizando una amplia variedad de soluciones laborales. Una encuesta realizada por Staffing Industry Analysts encontró que el 62% de las empresas usaban tanto contratistas independientes como trabajadores temporales, el 45% usaba servicios externos y el 6% usaba trabajadores en línea. Algunos sectores han puesto en primer plano esta nueva tendencia, incluidos el comercio minorista, la construcción y las comunicaciones de TI, pero también vemos un surgimiento cada vez mayor en sectores como la educación, la salud y la administración pública.

Sin embargo, todavía hay desafíos por delante en la gestión de este nuevo mundo del trabajo. La clasificación de nuevas relaciones de trabajo no siempre es clara: ¿las personas son empleados o autónomos? ¿Debería haber una tercera categoría? Luego está la cuestión de mantener la salud y la seguridad y garantizar la representación de los trabajadores cuando las personas trabajan de forma remota o bajo diferentes contratos. En particular, el nuevo mundo del trabajo plantea preguntas sobre cómo hacer que las carreras sean más flexibles y asegurar que los trabajadores tengan acceso a la capacitación para mantener sus habilidades actualizadas.

Todo esto apunta a la necesidad de una política social completamente nueva, donde la protección social y laboral se centre en el individuo, en lugar del empleador, como ha sido el caso durante los últimos 100 años. A través de este nuevo enfoque centrado en el ser humano, tendremos que centrarnos en el trabajador y asegurarnos de que tenga acceso inmediato a las oportunidades de trabajo, un ingreso estable y predecible, redes de seguridad portátiles y acceso a servicios de apoyo como vivienda asequible y cuidado de niños.

Como defensor de la diversidad en el lugar de trabajo, el sector de servicios privados de empleo ha reconocido por mucho tiempo estas necesidades y ya brinda muchos de estos servicios a sus trabajadores. Reciben seguros y herramientas para mantener un ingreso predecible, incluso en caso de enfermedad o incapacidad para trabajar; pueden acceder a servicios de capacitación y apoyo para darles estabilidad en su empleo. Hay muchos esquemas emergentes para ayudar a los trabajadores a obtener hipotecas y cuidado de niños para mantener sus condiciones de vida. Visite nuestro sitio web “Historias de innovación social” para descubrir muchos ejemplos de este tipo en todo el mundo.

Acerca de Denis Pennel

Managing Director de la World Employment Confederation, Denis Pennel es un experto en mercados laborales, con extenso conocimiento y años de experiencia en cuestiones de empleo tanto a nivel mundial como de de la Unión Europea. Ha publicado varios libros en inglés y francés, describiendo las nuevas tendencias del cambiante mundo del trabajo, y participa frecuentemente como orador en conferencias internacionales.

Sigue a Denis en Twitter @PennelDenis

Acerca de WEC

Como Confederación Mundial del Empleo, WEC es la voz del sector del empleo a nivel mundial, representando habilitadores de mercados laborales en 50 países y a 7 de las empresas más grandes de soluciones en fuerza laboral. WEC brinda un acceso y compromiso único con hacedores internacionales de políticas (OIT OCDE, Banco Mundial, FMI, OIM, UE) y grupos de interés (sindicatos, la academia, think tanks, ONGs). Sus principales objetivos son ayudar a sus miembros a desarrollar sus negocios en un marco legal regulado de manera positiva y ganar reconocimiento por la contribución positiva que hace el sector al mejor funcionamiento de los mercados laborales.

Sigue a WEC en Twitter @WECglobal