Porque las naciones emergentes están mejor posicionadas para acoger al futuro del trabajo

29, agosto

Por Jochem De Boer Global public affairs manager, The World Employment Confederation La última estrategia de la ...

Por Jochem De Boer

Global public affairs manager, The World Employment Confederation

La última estrategia de la OCDE en torno a empleos, presentada el mes pasado en la reunión ministerial, es un documento inteligente. Reconoce que el mundo del trabajo está cambiando y que las empresas de RRHH necesitan poner énfasis en este hecho y trabajar con sus clientes para explorar que significará. Se trata de una referencia clave para la elaboración de políticas de mercados laborales para países de todo el mundo, ya que consiste en un conjunto de recomendaciones de políticas diseñadas para promover más y mejores trabajos.

Este último documento contiene ideas que marcan tendencia en mercados laborales nacionales, incluyendo recomendaciones muy buenas para generar mercados mejores y más diversos. Hay recomendaciones claras en la portabilidad de derechos, y en la importancia del aprendizaje de por vida. También se reconoce el hecho de que promover y sostener la diversidad será clave, y que los desafíos no se vinculan con cantidad, sino con calidad.

Se recomienda a los hacedores de políticas públicas tanto de países miembros de la OCDE como de otros que están por fuera, leer y utilizar este documento como base para generar políticas adecuadas para sus mercados laborales. Las buenas noticias para el sector del reclutamiento es que estas recomendaciones generarán una importante oportunidad de crecimiento para las empresas de RRHH. El lado negativo es que, si los hacedores de políticas públicas deciden ignorar estas recomendaciones, puede darse el efecto contrario en el sector de RRHH y el negocio podría declinar.

Entonces, ¿cuáles son las principales consideraciones a tener en cuenta y como se espera que el mundo del trabajo impacte en las empresas de RRHH?

En primer lugar, debemos reconocer que la OCDE está considerando temas que son un lujo propio de los países del primer mundo. Por ejemplo, en muchos países miembro de la OCDE, la economía de plataforma es vista con suspicacia, ya que podría derivar en trabajo no declarado y potenciar el crecimiento del trabajo informal. Sin embargo, países como India, Sudáfrica, e Indonesia, esta misma economía de plataforma se observa desde una perspectiva distinta, y la llegada de conductores Uber, cadetes Deliveroo y otros del estilo tiene el efecto de “registrar” trabajadores por primera vez.

Algunas empresas han reconocido velozmente la oportunidad que esto representa. Por ejemplo, Microsoft y el Banco Mundial han establecido una  plataforma digital en África para unir demanda y oferta en la nueva economía gig. Mientras tanto, en América Latina todos los que trabajan en la economía de plataformas se encuentran asignados a un gremio que fue creado como un sistema de “negocio cerrado” que da reconocimiento a los trabajadores y les asigna distintos niveles de protección.

La nueva economía gig llegó para quedarse y se necesita un sistema de dialogo social que dé lugar a contratos y formas de trabajo cada vez más diversas. Al reconocer todas las formas de trabajo como válidas y crear un campo de juego nivelado para los trabajadores más allá del tipo de contrato bajo el que trabajen, podemos diseñar resoluciones efectivas para aliviar condiciones de trabajo y un sistema que funcione para todos.

El nuevo informe de la OCDE, el cual se basa en investigaciones y datos sólidos, fue ampliamente debatido en el foro llevado a cabo en mayo en París. Mientras se exponían casos del buen trabajo realizado en todo el mundo, algunos establecían que el mensaje subyacente del estudio es que el mundo del trabajo, tal como lo conocemos, está por ser golpeado por un Tsunami que modificará totalmente la manera en que veremos y gestionaremos el trabajo en los años por venir.

Entonces, ¿dónde hay espacios para el diálogo social y la negociación colectiva en este nuevo mundo del trabajo, caracterizado por el trabajo durante 24 horas, a demanda, por tareas? Para mercados que nunca tuvieron este tipo de cosas, la nueva economía se figura como una amenaza, pero para quienes habitan el mundo desarrollado, que pasaron un siglo construyendo sistema para dar soporte a trabajadores y al trabajo, la nueva realidad está transformando totalmente al trabajo.

Creo firmemente que muchas veces las discusiones sobre la evolución del trabajo se desconectan de la realidad. Ahora es el momento para que occidente se despierte. El trabajo informal no es un fenómeno nuevo –es y siempre ha sido la regla mundial. Más del 70% de la población trabajadora se encuentra en condiciones de informalidad. Al prestar atención de primera mano a los trabajadores y a las empresas de todo el mundo, tenemos la oportunidad de crear un abordaje más pragmático.

Siempre y cuando la discusión se enfoque en la erosión de derechos y protecciones, y en el crecimiento del trabajo informal, no podremos ver el panorama completo y aprovechar la oportunidad. Necesitamos dejar de ver al futuro del trabajo desde nuestra perspectiva de primer mundo, y empezar a generar capacidad de construcción para dar apoyo a las empresas de RRHH que asisten a sus clientes mientras navegan y buscan triunfar en esta nueva realidad del trabajo.

Acerca de WEC

Como Confederación Mundial del Empleo, WEC es la voz del sector del empleo a nivel mundial, representando habilitadores de mercados laborales en 50 países y a 7 de las empresas más grandes de soluciones en fuerza laboral. WEC brinda un acceso y compromiso único con hacedores internacionales de políticas (OIT OCDE, Banco Mundial, FMI, OIM, UE) y grupos de interés (sindicatos, la academia, think tanks, ONGs). Sus principales objetivos son ayudar a sus miembros a desarrollar sus negocios en un marco legal regulado de manera positiva y ganar reconocimiento por la contribución positiva que hace el sector al mejor funcionamiento de los mercados laborales.

Sigue a WEC en Twitter @WECglobal