Hacer que las transiciones funcionen

18, junio

Por Denis Pennel En los mercados laborales actuales, caracterizados por su dinamismo y volatilidad, todos estamos ...

Por Denis Pennel

En los mercados laborales actuales, caracterizados por su dinamismo y volatilidad, todos estamos experimentando un mayor número de transiciones. Las mismas se dan de la educación al trabajo; de trabajos part time a full time; de sectores económicos en proceso de caída a sectores en plena expansión; y de puestos y habilidades donde la demanda decrece a otros que requieren un nuevo set de aptitudes y competencias.

En esta nueva realidad, las personas necesitan más orientación y apoyo –no sólo al comienzo, sino a lo largo de su trayectoria laboral completa. Los servicios privados de empleo satisfacen muchas de esas necesidades. Funcionan como intermediarios del mercado laboral que unen oferta y demanda; empoderan a los trabajadores al brindarles las habilidades que necesitan para encontrar nuevas oportunidades laborales; reducen el trabajo informal y promueven la inclusión y agilidad tanto para trabajadores, como empresas y economías. En resumen, hacen que las transiciones funcionen.

Sin embargo, el sector del empleo no puede hacer esto solo. Necesitamos políticas de mercado laboral que generen un entorno regulatorio que facilite las operaciones. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha realizado avances en términos de políticas de mercado laboral desde 1919. En la celebración de su centenario este año, la OIT buscar adoptar una nueva declaración y establecer un mandato que se ajuste al siglo XXI.

Desde la World Employment Confederation invitamos a la OIT a sumar tres acciones clave que permitan garantizar trabajo productivo y de calidad en las décadas por venir:

En primer lugar, se debe asegurar el acceso de los trabajadores de agencia a derechos fundamentales, negociaciones colectivas y trabajo decente a través de un marco regulatorio que garantice asignaciones de calidad. Diversas formas de trabajo, que incluyan el trabajo de agencia, promuevan la adaptación, la inclusión y la participación en mercados laborales. Cuando se regula adecuadamente, el trabajo de agencia brinda acceso a empleo de calidad, formación y protección social.

El Convenio 181 de OIT sobre Agencias Privadas de Empleo se encuentra en el corazón del mercado laboral decente, brindando transiciones seguras donde se une oferta y demanda. Hace posible reconciliar asignaciones eficientes en el mercado laboral con protección para los trabajadores, y ajusta los derechos fundamentales y las condiciones laborales al modelo triangular de empleo y reclutamiento (tanto al interior como por fuera de las fronteras). El Convenio reconoce al trabajo de agencia como un modelo de una forma decente de flexibilidad.

Con el aumento de las transiciones laborales, los hacedores de políticas públicas deben crear un marco regulatorio que equilibre los intereses de los trabajadores y de las empresas. La OIT debe encauzar sus esfuerzos en brindar una mayor ratificación e implementación del Convenio 181 de OIT a nivel nacional.

En segundo lugar, la OIT necesita destinar recursos y programas a la investigación y promoción de cooperaciones efectivas entre servicios de empleo públicos y privados.

La gestión de la inclusión laboral y de las transiciones debería ser eficiente. Los servicios públicos y privados de empleo trabajan mejor cuando optimizan su colaboración y complementariedad poniendo a la gente a trabajar. Esto garantiza que los recursos públicos se focalicen en aquellos trabajadores que más lo necesitan, al mismo tiempo que se asegura el apoyo a todos para acceder al mercado laboral.

La cooperación público-privada también genera políticas activas de mercado laboral que son eficientes y rentables. Las asociaciones ya existen, pero se debe escalar la colaboración y los resultados positivos deben ser compartidos de forma más activa. La OIT debería apoyar la cooperación público-privada mediante la provisión de recursos, programas y fondos.

Por último, la OIT necesita ser clara respecto a que no puede haber Futuro del Trabajo sin Innovación Social. Las regulaciones y protecciones deben facilitar la agilidad, pero usualmente las políticas de mercado laboral y las estructuras sociales están diseñadas para una forma de trabajar propia del siglo XX. Esto tiende a generar desempleo, informalidad, y riesgos fiscales.

Necesitamos innovación social para encontrar nuevas soluciones para trabajar, aprender, y brindar protección social. Soluciones que promuevan la participación en el mercado laboral, la inclusión, la seguridad, y la empleabilidad, alineadas con la realidad de los mercados laborales del siglo XXI. La OIT juega un rol en orientar la innovación social y crear las condiciones para que las personas trabajen en nuevas y diferentes modalidades, accediendo simultáneamente a nuevas formas de protección social – que incluyen el aprendizaje de por vida.

La Comisión para el Futuro del Trabajo de la OIT reconoce varios de estos puntos en su informe reciente titulado “Work for a brighter future”. El informe da cuenta de los desafíos de las transformaciones globales, tales como la tecnología, los cambios demográficos, y la transición a una economía reducida en carbono conllevan transiciones en nuestras trayectorias laborales, y afirma que “brindar apoyo a las personas durante estas transiciones ampliará sus opciones, y les brindará la seguridad necesaria para lidiar con el cambio. Empoderará a las personas para darle forma a su vida laboral, y a las sociedades para sacar provecho de las ventajas demográficas de algunas regiones, y crear sociedad activas de por vida en otras.”

El sector privado del empleo está comprometido a dar apoyo a las personas de diferentes entornos, edades, niveles de habilidad, estilos de vida, género, y capacidades para acceder al mercado laboral. Los miembros de la World Employment Confederation ya han comenzado a crear nuevas formas de trabajar, aprender y brindar protección social, con iniciativas tales como: Prospect Statements para los trabajadores de agencia en los Países Bajos que quieren asegurar una hipoteca; una Caravana de Feria de Empleos en Filipinas que brinda formación y apoyo en RRHH en el país; Servicios de empleo y de transición para los veteranos de guerra en EEUU; un programa especial para alentar la participación laboral femenina en Japón; centros de bienvenida a refugiados en Alemania; y apoyo a las personas de barrios particularmente vulnerables en Argentina para que accedan a puestos de trabajo regulados y formales.

Estamos listos para asociarnos con trabajadores, empresas, y hacedores de políticas públicas a nivel nacional, sectorial, regional e internacional, para desarrollar más soluciones innovadoras y favorecer la prosperidad futura de los individuos, de las empresas, y de la sociedad en su totalidad.

Acerca de Denis Pennel

Managing Director de la World Employment Confederation, Denis Pennel es un experto en mercados laborales, con extenso conocimiento y años de experiencia en cuestiones de empleo tanto a nivel mundial como de de la Unión Europea. Ha publicado varios libros en inglés y francés, describiendo las nuevas tendencias del cambiante mundo del trabajo, y participa frecuentemente como orador en conferencias internacionales.

Sigue a Denis en Twitter @PennelDenis

Acerca de WEC

Como Confederación Mundial del Empleo, WEC es la voz del sector del empleo a nivel mundial, representando habilitadores de mercados laborales en 50 países y a 7 de las empresas más grandes de soluciones en fuerza laboral. WEC brinda un acceso y compromiso único con hacedores internacionales de políticas (OIT OCDE, Banco Mundial, FMI, OIM, UE) y grupos de interés (sindicatos, la academia, think tanks, ONGs). Sus principales objetivos son ayudar a sus miembros a desarrollar sus negocios en un marco legal regulado de manera positiva y ganar reconocimiento por la contribución positiva que hace el sector al mejor funcionamiento de los mercados laborales.

Sigue a WEC en Twitter @WECglobal