¡El futuro del trabajo ha terminado!

05, noviembre

Por Jochem de Boer, Gerente de Asuntos Públicos Globales, Confederación Mundial del Empleo ¡Finalmente! ¡El futuro ...

Por Jochem de Boer, Gerente de Asuntos Públicos Globales, Confederación Mundial del Empleo

¡Finalmente! ¡El futuro del trabajo ha terminado! Pero que  no cunda el pánico: el nuevo mundo al que hemos entrado no es tierra desconocida. Ha estado en nuestro radar por un tiempo y ahora es el momento de tomar el timón y navegar por los vientos del cambio. La Organización Internacional del Trabajo adoptó recientemente una nueva Declaración como mapa para este viaje. La pregunta clave es: ¿ofrece alguna guía para empleadores y especialistas en recursos humanos? Yo diría que sí. Su punto de partida es  la realidad económica y urgencia que los especialistas en recursos humanos deben reconocer.

Para celebrar su centenario en junio de 2019, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) acordó una Declaración para el Futuro del Trabajo. Con esta Declaración, la OIT cerró un programa de cinco años que había reunido a expertos del mercado laboral y políticos de todo el mundo para escuchar sus opiniones sobre el cambiante mundo del trabajo y su respuesta política preferida. Se pidió consejo a una Comisión especial de funcionarios de alto nivel, así como a interlocutores sociales y gobiernos de todo el mundo y, en base a estas consultas, se redactó y negoció la Declaración del Centenario en el transcurso de dos semanas intensas.

Entonces, ¿qué es esta Declaración? ¿Cómo se ve y qué hará en el mundo real?

En resumen, la Declaración es un conjunto de explicaciones de trabajadores, empresas y gobiernos sobre lo que consideran importante para el mercado laboral. Al declarar estas prioridades a nivel internacional, consolidan y preparan el escenario para una respuesta política. Esto significa crear más investigación sobre cómo abordar las prioridades, intercambiar las mejores prácticas e identificar temas para el establecimiento de normas internacionales y la creación del derecho internacional. Todo esto luego alimentará las conversaciones nacionales sobre cómo los mercados laborales podrían o deberían ser regulados.

Entonces, ¿qué hay dentro? En general, la Declaración trae buenas noticias. Identifica claramente que hay diversas formas de trabajo decente. Esto puede parecer insignificante, pero en el pasado la OIT opinaba que solo se debería promover un tipo de trabajo: el contrato permanente a tiempo completo. Los profesionales del mercado laboral saben desde hace tiempo que se trata de un enfoque obsoleto e irrelevante, pero la OIT tardó un tiempo en adaptarse. Pero ahora sí. En segundo lugar, se presta gran atención a la necesidad de un entorno propicio para el crecimiento empresarial sostenible. Esto estaba siendo tratado en segundo plano en la OIT, pero la Declaración ahora lo ha colocado en el centro del escenario. En tercer lugar, se hace mucho hincapié en la capacitación y el aprendizaje permanente. Esto es muy positivo, ya que sabemos que las brechas de habilidades se están extendiendo rápidamente y la digitalización está cambiando los lugares de trabajo y las competencias que se necesitan. Finalmente, destaca la importancia de gestionar las transiciones del mercado laboral. Como tal, la Declaración ofrece un claro reconocimiento de los temas y prioridades por los que la mayoría de los expertos en el Futuro del Trabajo y los representantes de los empleadores han estado presionando.

Entonces, ¿qué impacto tendrá? La Declaración será el documento clave que impulsará la política de la OIT a partir de ahora. Esto significa que las actividades clave de la OIT (establecimiento de normas del mercado laboral y creación de capacidad) se basarán en este documento. Las economías emergentes y en desarrollo reciben mucho apoyo y recursos de la OIT para establecer normas y crear instituciones  en sus países. Estas actividades se verán cada vez más alimentadas por esta Declaración y visión global del mundo del trabajo. Este documento también se extenderá a debates nacionales e internacionales que traten sobre futuras políticas del mercado laboral, estableciendo los temas para el debate y configurando las opciones de políticas a implementar para los responsables políticos. Por supuesto, se producirá una desviación a nivel nacional, pero los encargados de formular políticas utilizarán esta Declaración y documentos internacionales comparables para redactar su agenda legislativa y garantizar que sigan siendo competitivos con otros países.

 

Para los empresarios y profesionales de recursos humanos, la Declaración significa dos cosas clave. Muestra el mapa que siguen sus responsables políticos nacionales; un mapa que consolida la experiencia y el posicionamiento de muchos poderosos especialistas del  mercado laboral y  que promueve la evaluación estratégica del enfoque seguido en las políticas y los cambios regulatorios. En segundo lugar, puede apoyar las conversaciones nacionales con los encargados de formular políticas y los interlocutores sociales y proporcionarles orientación a medida que exploran este nuevo mapa que se les ha proporcionado.

 

Para concluir, si se pregunta si esta Declaración salvará al planeta y creará la paz mundial eterna, entonces la respuesta es no, no lo hará. Sin embargo, en un momento en que los formuladores de políticas brindan más incertidumbre, imprevisibilidad y regulación al azar, deberíamos alegrarnos de que los líderes mundiales y los interlocutores sociales hayan encontrado una visión común sobre los mercados laborales y brinden cierta certeza sobre la dirección en la que deberían estar.  Así que aprovechémoslo al máximo.

Acerca de WEC

 

Como Confederación Mundial del Empleo, WEC es la voz del sector del empleo a nivel mundial, representando habilitadores de mercados laborales en 50 países y a 7 de las empresas más grandes de soluciones en fuerza laboral. WEC brinda un acceso y compromiso único con hacedores internacionales de políticas (OIT OCDE, Banco Mundial, FMI, OIM, UE) y grupos de interés (sindicatos, la academia, think tanks, ONGs). Sus principales objetivos son ayudar a sus miembros a desarrollar sus negocios en un marco legal regulado de manera positiva y ganar reconocimiento por la contribución positiva que hace el sector al mejor funcionamiento de los mercados laborales.

 

Sigue a WEC en Twitter @WECglobal