Covid-19 destaca la necesidad de un mejor acceso a la protección social para todos los trabajadores

14, julio

Por Denis Pennel, director gerente de la Confederación Mundial del Empleo La crisis de Covid-19 ha causado ...

Por Denis Pennel, director gerente de la Confederación Mundial del Empleo

La crisis de Covid-19 ha causado trastornos en las economías y los mercados laborales de todo el mundo y ha dejado a millones de personas sin trabajo o con sus medios de vida gravemente amenazados. También ha puesto de manifiesto las deficiencias de los sistemas de protección social de muchos países y las enormes diferencias entre las protecciones que se ofrecen a los trabajadores con contrato de trabajo y a los que trabajan por cuenta propia.

Si bien la crisis actual ha servido para aumentar la urgencia de prestar apoyo a los trabajadores vulnerables, la situación subyacente no es nueva. Los gobiernos han tardado en adaptar sus sistemas de protección social y sus redes de seguridad a las nuevas tendencias del mercado laboral.

Los mercados laborales actuales ofrecen una amplia variedad de acuerdos laborales, lo que proporciona opciones y flexibilidad tanto a los empleadores como a los trabajadores. Si bien la flexibilidad es fundamental para el buen funcionamiento de los mercados de trabajo, también es necesario equilibrarla con niveles suficientes de seguridad y protección. Para lograr mercados laborales inclusivos en todo el mundo, debemos asegurarnos de que todos los trabajadores tengan acceso a niveles básicos y adecuados de protección social, independientemente de su situación laboral.

El último Informe sobre el Impacto Social de la Confederación Mundial del Empleo, “Proteger a las personas en tiempos de crisis”, publicado en julio de 2020, llega en un momento muy oportuno. En él se analizan los niveles de cobertura de la protección social en diversas formas de trabajo en unos 42 países de todo el mundo y se identifican tanto las deficiencias como los problemas para proporcionar un acceso efectivo a la protección social para todos.

Sistemas de protección social mal preparados para atender a diversas formas de trabajo

Una conclusión fundamental es que los actuales sistemas de protección social están mal preparados para servir a mercados laborales caracterizados por diversas formas de trabajo. Existen importantes lagunas en el acceso a la protección social entre las diferentes situaciones de empleo. Esto aumenta los riesgos para algunos grupos de trabajadores y las circunstancias sin precedentes creadas por la crisis de Covid-19 han dejado a muchos trabajadores expuestos y necesitados de apoyo social.

En la mayoría de los países, los trabajadores con un contrato de trabajo reciben un acceso muy similar a las ramas de la protección social reglamentaria. Los trabajadores con contratos de duración indeterminada, temporales o de agencia tienen derecho a prestaciones como las prestaciones de desempleo, la licencia de enfermedad remunerada, el seguro de salud, el seguro de accidentes de trabajo o de discapacidad, las prestaciones parentales y para el cuidado de los hijos y las pensiones.

En cambio, los trabajadores por cuenta propia tienen acceso a las redes de seguridad estatutarias con mucha menos frecuencia.  Sólo el 20% de los países estudiados ofrecen a los trabajadores autónomos pleno acceso a las prestaciones de desempleo. A menudo, el acceso a los diferentes planes de protección social es sólo parcial o voluntario. Muchos trabajadores autónomos deciden no asegurarse para reducir los costos y poder ofrecer sus servicios a precios más competitivos.  Este “riesgo moral”, como se conoce, da lugar a un infraseguro entre los trabajadores autónomos, con lo que aumenta su vulnerabilidad.

En el Informe sobre el Impacto Social 2020 de la Confederación Mundial del Empleo se establece además que una característica particularmente difícil de los actuales sistemas de protección social es la discrepancia entre el acceso legal o formal y efectivo a las prestaciones de protección social para los trabajadores empleados. En el caso del desempleo y la enfermedad, los criterios de elegibilidad, como los umbrales en cuanto a los días de trabajo que deben alcanzarse, pueden impedir que algunos grupos accedan a las prestaciones.

Aprendiendo las lecciones del Covid-19 y tomando medidas para el futuro

Los gobiernos deben adoptar medidas ahora y poner a disposición de todos los trabajadores, independientemente de sus modalidades de trabajo, unos niveles básicos y mínimos de protección social. La crisis de Covid-19 ofrece la oportunidad de acelerar la innovación de las redes de seguridad para dar cabida a todos y compartir proporcionalmente los costos, los beneficios y los riesgos.

La protección de las personas también va más allá del suministro de redes de seguridad básicas. Dado que la mayoría de la fuerza de trabajo mundial opera en la economía informal -más del 80%- y, por lo tanto, la mayoría de la población mundial carece de cualquier tipo de protección social, los mercados laborales eficientes pueden desempeñar un papel crucial en la reducción del riesgo y la vulnerabilidad. Para ello es necesario elevar los niveles de empleo, facilitar una transición rápida entre los puestos de trabajo y los sectores y poner en práctica el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

A lo largo de la crisis del Covid-19, el sector privado de servicios de empleo ha adoptado una serie de iniciativas a nivel nacional y mundial para apoyar a los trabajadores, garantizando el acceso a medidas de apoyo y trasladando a los trabajadores despedidos a nuevos puestos de trabajo en sectores esenciales. El papel del sector en la facilitación de las transiciones en el mercado laboral y en la salida de las personas del desempleo o la inactividad desempeña un papel importante en el fomento de la ineficiencia del mercado laboral y, por consiguiente, en la reducción del riesgo y la vulnerabilidad. En promedio, 12 meses después de haber empezado en el sector, el 73% de los trabajadores de agencias de empleo están empleados por un período de tiempo indefinido, un plazo fijo o una agencia de empleo.

Mediante el diálogo social, la industria de los servicios privados de empleo ha desarollado iniciativas para proporcionar protección a una fuerza de trabajo dinámica, ofreciendo inspiración sobre cómo pueden reformarse las redes de seguridad para cubrir a los trabajadores que se desplazan entre empleos y sectores. Estamos preparados y en condiciones de desempeñar un papel aún más importante en la labor de proporcionar seguridad a todos los trabajadores y garantizar niveles más altos de protección para las personas en todas partes.