WEC espera que el informe de OIT contribuya a equilibrar derechos y responsabilidades en todas las formas de trabajo.  

10, febrero

Un mundo donde los trabajadores tengan transiciones sencillas entre distintas formas de trabajo gracias a nuevos ...

Un mundo donde los trabajadores tengan transiciones sencillas entre distintas formas de trabajo gracias a nuevos derechos sociales y mejores habilidades: la World Employment Confederation (WEC) comparte la visión del informa de la Comisión Global para el Futuro del Trabajo de la Organización Internacional del trabajo. Sin embargo, es necesario debatir en torno a algunas recomendaciones. WEC recomienda mapear la variedad de plataformas de talento online antes de crear un instrumento regulatorio único.

 

La World Employment Confederation da la bienvenida al informe de la Comisión Global del Futuro del Trabajo publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“El informe reconoce la necesidad de abordar la creciente diversidad de situaciones en las que se desarrolla el trabajo decente. Como consecuencia, necesitamos generar calidad de trabajo de una forma distinta, más allá del tipo de arreglo contractual. El informe también acierta en focalizarse en la necesidad de apoyar a los trabajadores en las crecientes transiciones que experimentan en el mercado laboral; en esto, el desarrollo y mejora de habilidades tendrá un rol clave. El futuro consiste en brindar buen trabajo y seguridad social adecuada en las trayectorias profesionales de las personas”, dice  Annemarie Muntz, Presidente de la World Employment Confederation.

El sector del empleo privado actualmente contribuye a delinear un mundo del trabajo más abierto e inclusivo, al desarrollar soluciones innovadoras que garanticen derechos transferibles y portátiles para las personas, y para facilitar las transiciones entre distintas formas de trabajo. “La implementación de la innovación social es clave para revigorizar el Contrato Social. Se trata de un área en la que el sector privado de empleo ha sido innovador en las últimas décadas, especialmente a través del diálogo social. También promovemos una fuerte colaboración entre los Servicios Públicos de Empleo y los socios del sector privado, y nos comprometemos en continuar fortaleciéndolo, como sugiere el informe de OIT”, explica Denis Pennel, Managing Director of the World Employment Confederation. “Los hacedores de políticas públicas deberían capitalizarse en estas mejores prácticas, ya que no podemos continuar aplicando las mismas soluciones para resolver los desafíos del mercado laboral del siglo XXI. Nuestro sector está listo para seguir asumiendo responsabilidades en las construcción del futuro del trabajo que queremos.”

El informe de la OIT propone una nueva visión y diez recomendaciones para abordar los desafíos que trae aparejados este cambiante mundo del trabajo. Los debates en torno al informe continuaran en la sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo, a realizar en junio de 2019, que se enfocará en cómo implementar la recomendación de la OIT.

Para la World Employment Confederation, cualquier discusión que aborde el futuro del trabajo debería tomar dos cuestiones centrales. “La reducción de la informalidad laboral (60% de los trabajadores de todo el mundo aún carecen de derechos formales) y asegurar un campo de juego nivelado para los trabajadores en la economía gig”, afirma Annemarie Muntz.

“Si bien la intermediación virtual del mercado laboral no es algo nuevo, hay una necesidad de establecer un nivel mínimo de calidad para trabajadores autónomos contratados directamente mediante una plataforma online o una aplicación”.

A pesar de defender la necesidad de abordar la calidad subyacente del trabajo mediado por aplicaciones, la World Employment Confederation no está segura de que la creación de un sistema internacional de gobernanza sea la forma de avanzar a esta altura. La recomendación requiere mayor trabajo, pero como tal, se trataría de una imposición de una misma regla para solucionar una amplia variedad de situaciones. Las plataformas online ofrecen trabajo en diversas formas; y estos servicios, más allá de su accesibilidad digital, suelen desarrollarse en marcos regulatorios existentes, incluyendo aquellos vinculados al auto-empleo y la provisión de servicios. Dicha legislación debería ser implementada y debería garantizar que los intermediarios del mercado laboral tanto en el mundo online como offline estén regidos por reglas que sean adecuadamente similares.

Fuente: WEC Global