Los servicios privados de empleo preparan el camino para la recuperación después de Covid-19

11, junio

La pandemia del Covid-19 ha tenido repercusiones sin precedentes en los mercados laborales, creando desempleo, ...

La pandemia del Covid-19 ha tenido repercusiones sin precedentes en los mercados laborales, creando desempleo, amenazando la continuidad de las empresas y exponiendo las lagunas de las redes de seguridad. A medida que muchos países avanzan en el camino de la recuperación, la Confederación Mundial del Empleo insta a que se aprovechen las enseñanzas extraídas y formula propuestas para superar esos desafíos y configurar una mejor normalidad.

Casi de la noche a la mañana, los trabajadores, las empresas y la sociedad tuvieron que reinventar el mundo del trabajo para adaptarse a los efectos de la pandemia de Covid-19 y a las diversas medidas de bloqueo que los gobiernos adoptaron para garantizar la salud y la seguridad de sus ciudadanos. El sector privado de servicios de empleo estuvo a la altura de las circunstancias: la transición de los trabajadores de sectores en declive a sectores con necesidades inmediatas de mano de obra, el aprovechamiento del trabajo a distancia y las soluciones digitales para mantener los puestos de trabajo y conseguir que los trabajadores de agencias de empleo se incorporen a nuevas tareas, y la negociación de medidas de apoyo para garantizar los ingresos y la protección social de los trabajadores, así como la continuidad de las empresas.

La crisis de Covid-19 ha tenido un profundo impacto en los mercados laborales, exponiendo cómo las instituciones del mercado laboral y las redes de seguridad eran inadecuadas para mitigar la perturbación económica y amortiguar el impacto para los trabajadores, independientemente de la forma en que se comprometan con el trabajo. Sin embargo, los gobiernos, las empresas y los trabajadores han demostrado capacidad de recuperación, flexibilidad y determinación, lo que sirve de inspiración para trazar el camino hacia la recuperación.

“El camino hacia la recuperación deberá basarse en las lecciones aprendidas durante la pandemia y hacer un balance de la creciente diversificación y dinamismo del mercado laboral que ya estaba en marcha antes de que el Covid-19 golpeara la economía mundial. Es necesario que los marcos normativos estén preparados para la recuperación y para amortiguar las perturbaciones más frecuentes”, dice Annemarie Muntz, Presidenta de la Confederación Mundial del Empleo. “Los servicios de recursos humanos están dispuestos a prestar apoyo. Aún así, como todos los sectores, la industria de los servicios de empleo privados necesitará apoyo para mantener su papel de transición en estas etapas de la recuperación”.

En un reciente documento de política, la Confederación Mundial del Empleo identifica tres esferas de atención y un conjunto de prioridades para desarrollar un camino rápido y seguro hacia la recuperación:

Operacionalizar el retorno al trabajo, crear condiciones para que los lugares de trabajo sean seguros y permitir que las soluciones digitales mantengan la flexibilidad en la adaptación, la capacitación y el trabajo.
Un marco para la activación y la transición, con una normativa laboral que permita a los servicios de empleo privados desempeñar plenamente su función de ofrecer oportunidades de empleo, asesoramiento profesional y apoyo empresarial.
Acelerar la innovación social para garantizar el acceso a niveles mínimos de protección social para todos los trabajadores, independientemente de la forma en que se dediquen al trabajo.
“Ha llegado el momento de innovar nuestras redes de seguridad para cubrir a todos y aceptar que las diversas formas de trabajo sustentan todo el empleo y que los beneficios, los costos y los riesgos deben compartirse proporcionalmente. Hagamos un balance de los muchos gobiernos que asumen su responsabilidad de cubrir todas las formas de trabajo en sus medidas de socorro del Covid-19 y avancemos hacia redes de seguridad que aporten valor añadido a todos los trabajadores y aporten la agilidad que necesitan las empresas”, concluye Muntz.