La prohibición en México no es la solución

10, noviembre

En el contexto un ciclo denominado Coffe&Tea Chat organizado por staffingamericalatina, business partner de ...

En el contexto un ciclo denominado Coffe&Tea Chat organizado por staffingamericalatina, business partner de Staffing Industry Analysts, Bettina Schaller, Presidente de la World Employment Confederation y Martin Padulla, Founder y MD de staffingamericalatina se refirieron a la situación de México.

La semana pasada, desde el poder Ejecutivo de la República Mexicana se manifestó la intención de prohibir el outsourcing, palabra con la que se conoce la actividad del staffing en el pais.

Durante la conversación mantenida el día de ayer, Bettina Schaller manifestó que “los gobiernos deberían pensar hacia adelante. Abrazar la agenda de la innovación social. Nosotros como sector promovemos esta agenda en todo el Mundo”

“Comprendo perfectamente la situación de México. Hay allí empresas que son criminales. La situación es inaceptable. El Convenio 181 de la OIT sobre agencias privadas de empleo, además de regular un sector ofrece un marco en el que el sector publico controla que las agencias se ajusten a la normativa” agregó la Presidente de WEC

“Desde ya la prohibición no es la solución. Tenemos que encontrar una forma para que las empresas que en México hacen un trabajo fantástico formando trabajadores y brindando trabajos formales puedan seguir haciéndolo”

Durante la misma conversación, Martin Paulla, Founder &MD de staffingamericalatina manifestó en la misma línea “la prohibición de un sector que brinda millones de puestos de trabajo formales en un momento de crisis que requiere dinamizar mercados laborales para la recuperación, no parece ser una solución sino un problema mayor. Es necesario caer con todo el peso de la ley sobre aquellos jugadores que en realidad nada tienen que ver con la industry y usan el outsourcing para delinquir”

En el país hay más de 4 millones 600 mil empleos subcontratados en distintas modalidades (con datos al cierre de 2019). Este esquema es una realidad y una alternativa de trabajo en un país con una tasa de desempleo del 5.2% en el que, además, la informalidad supera a la de cualquier otro Estado miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con 55.1%, según cifras del INEGI de agosto de 2020.

El debate sobre los servicios privados de empleo no puede centrarse en su existencia o desaparición sino en su correcta implementación y regulación.

El Convenio 181 de OIT constituye una herramienta muy valiosa para abordar la temática.