El reto de la automatización del trabajo

14, noviembre

El profesor Víctor Manuel Sánchez Valdés plantea en su columna publicada en el diario mexicano Vanguardia que desde ...

El profesor Víctor Manuel Sánchez Valdés plantea en su columna publicada en el diario mexicano Vanguardia que desde hace varios años en muchos países se debate un fenómeno creciente que amenaza la viabilidad de millones de puestos de trabajo, que es la creciente automatización del trabajo. De hecho, según estimaciones de Carl Frey y Michael Osborne, de la Universidad de Oxford, el 47 por ciento de los empleos en Estados Unidos están en riesgo de desaparecer en los próximos 20 años y se cree que el peligro para los países en vías de desarrollo puede ser mayor.

El catedrático manifiesta  que no es la primera ocasión en que los avances tecnológicos amenazan la permanencia de millones de empleos, en los siglos pasados encontramos muchos ejemplos y la cantidad total de trabajos no ha disminuido. Sin embargo, el vertiginoso desarrollo tecnológico hace pensar que la automatización tan acelerada, por primera vez, es un riesgo con el potencial de generar daños irreparables a los mercados laborales.

Algunos autores estudiados por el profesor coinciden en la inminente desaparición de millones de empleos. Otros consideran que los empleos que se pierdan serán sustituidos por otros que sean creados a partir de innovaciones tecnológicas, lo cual es una opción factible. Sin embargo, el proceso de adaptación no será sencillo en todos los casos, es decir, si por ejemplo se pierden empleos de operarios en líneas de producción y se incrementan los espacios para ingenieros en sistemas, difícilmente los primeros podrán ocupar las nuevas vacantes.

De tal manera que en cualquiera de los escenarios, ya sea la desaparición masiva de empleos vía la automatización o la rápida transformación de los empleos, Victor afirma que  como país y en especial como región, debemos estar preparados. Dice que un primer punto de partida es comenzar a discutir de forma seria esta tendencia global y generar en conjunto políticas que nos ayuden a enfrentar dicho problema.

En ese contexto agrega que es importante la suma de esfuerzos entre los distintos actores, en especial las autoridades gubernamentales, empresarios de la región, instituciones educativas, organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, medios de comunicación y ciudadanos en general.

El autor cree que una vía fundamental para hacer frente a los cambios que enfrentará el mercado laboral es introducir cambios en el sistema educativo, para orientar la formación de los jóvenes a las necesidades futuras, pero además para ofrecerles herramientas que les permitan adaptarse de mejor forma a los rápidos cambios que vivirá el mercado laboral en los próximos años.

 

Por ello, en el diseño de los programas de estudio y en la reforma de los mismos, la opinión de los empresarios resulta fundamental. La región sureste de Coahuila tiene la oportunidad de adelantarse a un proceso que tarde o temprano nos va a alcanzar, Sanchez Valdes afirma que  queda en nosotros aprovechar esta ventana de oportunidad o dejarla pasar, con los riesgos que ello implica.