Chile: gobierno presenta proyecto que flexibiliza jornada de trabajo

10, mayo

Por Pía Toro El Presidente Sebastián Piñera presentó en La Moneda el segundo proyecto en el marco de la Reforma ...

Por Pía Toro

El Presidente Sebastián Piñera presentó en La Moneda el segundo proyecto en el marco de la Reforma Laboral del gobierno, tras el de modernización del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence). Se trata de la iniciativa de adaptabilidad, más conocida como flexibilidad de la jornada laboral, a la que se sumarán cambios a la Ley de Inclusión Laboral de personas en situación de discapacidad.

El texto, anunciado como “Proyecto de Ley de modernización laboral para la conciliación, trabajo, familia e inclusión”, contendría las propuestas emanadas de la mesa técnica sobre Modernización Laboral, que el Ministerio del Trabajo convocó en octubre del año pasado y que entregó su informe final en diciembre.

En este contexto, la iniciativa buscará incorporar en el Código del Trabajo una distribución alternativa de las horas de trabajo, en una jornada mensual de 180 horas (como existe actualmente, pero con 45 horas semanales), pactadas individualmente.

En esta línea, el proyecto consideraría que, en caso de que la jornada ordinaria de trabajo se pacte de manera mensual, la jornada diaria de trabajo no podrá exceder de 12 horas. Además, si la jornada diaria supera las 10 horas de trabajo, las partes deberán acordar una hora de descanso para colación, que será imputable a la jornada diaria, a diferencia del tiempo de media hora para colación no imputable a la jornada que actualmente establece el artículo 34 del Código del Trabajo.

El sistema alternativo de distribución mensual de la jornada ordinaria no afectaría el régimen general de descanso semanal, o por lo menos así lo señala el informe de los expertos, y se estructuraría en conjunto con un banco mensual máximo de 48 horas extraordinarias, las que se remunerarán con los recargos legales vigentes.

El proyecto también incorporaría, tal como señala el informe, nuevos pactos de adaptabilidad de distribución de la jornada ordinaria que solo puedan ser acordados con los sindicatos: distribución de la jornada ordinaria de trabajo en base a un máximo semestral; y distribución de la jornada ordinaria de trabajo en base a un máximo anual.

La fecha de presentación de este proyecto no es casualidad, ya que ésta y otras iniciativas que contiene esta reforma, se encuentran redactadas desde enero. Sin embargo, fuentes de gobierno aseguraron que existía mucho riesgo en anunciar este tipo de legislación antes del 1 de mayo, ya que desde la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se oponen a este tipo de medidas por precarizar el mercado laboral, por lo que la conmemoración del Día del Trabajador se podría transformar en la plataforma para echar abajo la iniciativa, antes de su discusión.

Proyectos que faltan

Tras los proyectos del Sence y de adaptabilidad laboral faltarían al menos dos iniciativas a presentar en el marco de la Reforma Laboral. Una de ellas es la modernización de la Dirección del Trabajo (DT), que es una promesa que ha sido transversal en todos los gobiernos, pero que hasta ahora no se ha concretado.

Y la otra tiene que ver con los contratos y negociaciones colectivas. Ésta es la más compleja para el gobierno, ya que los parlamentarios de oposición se han negado de antemano a generar cambios a la Reforma Laboral de Bachelet. Por lo mismo, este sería presentado durante el segundo semestre de este año.

Entre los cambios que se consideran está, por ejemplo, permitir reemplazo interno en huelga, pero a través de las “adecuaciones necesarias”, que en la actual legislación no es factible, y fortalecer los servicios mínimos en periodo de huelga por medio de instancias especializadas y colegiadas en la Dirección del Trabajo, que tenga un criterio más neutro en la materia.

A esto se sumaría la reposición de los grupos negociadores, dado la resolución del Tribunal Constitucional que dijo que la negociación es derecho de los trabajadores y no solo de los sindicatos; y también habría cambios en el proceso de término de huelga, retrocediendo a la legislación anterior y permitiendo que cuando hay descuelgue del 50% más uno de los trabajadores, se coloque fin a la paralización.

Otros temas serían: extensión de beneficios, fueros sindicales, reanudación de faenas, efectos de la no presentación del proyecto de contrato colectivo dentro de plazo, votación última oferta, facultad de los sindicatos de pactar mejores beneficios respecto del piso de la negociación colectiva, arbitraje parcial y pactos de adaptabilidad, entre otros.

Fuente: La Tercera