Automatización y el futuro del trabajo en países en desarrollo

02, septiembre

Por Renu Mehta  Inteligencia Artificial, Robótica, Machine learning- la innovación tecnológica ya creó los ...

Por Renu Mehta 

Inteligencia Artificial, Robótica, Machine learning- la innovación tecnológica ya creó los cimientos para tener mayor productividad, empleos con mejores ingresos, y prosperidad socioeconómica. En los años por venir, la automatización transformará completamente la naturaleza y el futuro del trabajo, haciendo que las cosas sean mejores más rápido.

Sin embargo, estos desarrollos también crearon el miedo de que la cuarta revolución industrial, o la automatización, generará un amplio desplazamiento laboral, salarios más bajos, y mayor inequidad de ingresos, especialmente en economías en desarrollo. Estas preocupaciones pueden tener algo de ciertas, ya que las tecnologías automatizadas reemplazarán la fuerza de trabajo no calificada y en proceso de envejecimiento con otra nueva y con habilidades técnicas. Pero esa no es la historia completa.

Como afirmó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en su informe ‘OECD Employment Outlook 2019’, el riesgo de automatización es real, pero la tendencia varía mucho por país. Las tecnologías de automatización no solo destruyen empleos, sino que también los crean y los transforman. Históricamente, el efecto neto de las principales revoluciones tecnológicas ha sido positivo, y hay pocas señales de que esta tendencia cambie radicalmente en los años por venir.”

La automatización desplazará algunos tipos de trabajo, pero también impulsará la productividad y creará nuevas oportunidades de empleo e industrias. Para aprovechar al máximo los beneficios y minimizar los riesgos de la automatización, los gobiernos, las empresas, y otros stakeholders deben analizar donde se encuentran los mayores riesgos de desplazamiento y cómo será su impacto en la fuerza de trabajo. Además, en base a los hallazgos de investigaciones, se necesitarán estrategias efectivas para abordar riesgos futuros.

El futuro del trabajo en economías emergentes y en desarrollo

El ritmo del progreso tecnológico, las estructuras demográficas y económicas determinaran como y hasta qué punto la nueva ola de automatización afectará el futuro del trabajo en economías en desarrollo y emergentes en todo el mundo.

El informe Future of Work: Regional Perspectives, una investigación realizada por los cuatros principales bancos de desarrollo regionales: el African Development Bank (AfDB), el Asian Development Bank (ADB), el European Bank for Reconstruction and Development (EBRD), y el Inter-American Development Bank (IADB), muestran como la tecnología puede modificar los mercados laborales en áfrica, Asia en desarrollo; Europa emergente; Asia Central y el Mediterráneo Sur y Este; y América Latina y el Caribe en los años por venir. Publicado en enero 2019, el informe también brinda recomendaciones concretas en términos de acciones políticas que los países en estas regiones podrían tomar para minimizar los potenciales desafíos y maximizar beneficios.

Una rápida mirada al panorama regional del futuro del trabajo.

África

Las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial (4IR) jugarán un rol importante en la transformación económica de África en agricultura, servicios, manufactura de exportación, e infraestructura. África ya es el segundo mercado mundial en telefonía móvil, y el pool de principales emprendedores jóvenes y exitosos que usan estas tecnologías está creciendo. Sin lugar a dudas, África tiene el potencial de acelerar su desarrollo a través de tecnologías innovadoras, pero actualmente la región se encuentra pobremente preparada para sacar ventaja de la oportunidad única que le traerán esos desafíos. África necesita revisar las estrategias de creación de empleo y crecimiento para combatir el problema del desempleo, especialmente entre los jóvenes.

El estudio invita a poner el foco en estrategias transformacionales y políticas para el sector agrícola, modernizar servicios, contenido y participación local, manufactura para exportación, infraestructura, junto con políticas de formación y desarrollo de habilidades, subsidios salariales, y la mejora de la recolección de datos para generar mayor información sobre actividades económicas.

Asia en Desarrollo

El panorama general de esta región es más bien optimista. Según el informe, desde 2005 a 2015 el crecimiento de la demanda doméstica compensó la pérdida de empleos generada por el avance tecnológico en 12 economías en desarrollo asiáticas, y se espera que el patrón se mantenga con el aumento del consumo de la creciente clase media de más y mejores bienes y servicios. Dado que la demanda doméstica es el principal motor del crecimiento en Asia en Desarrollo, la relocalización de la producción a economías desarrolladas puede no ser una gran amenaza para el empleo.

Sin embargo, las personas con habilidades limitadas podrían quedar en el camino. El estudio identifica la importancia del rol que juegan los gobiernos para movilizar recursos para apoyar el desarrollo de habilidades especializadas y sistemas de protección social. Esto incluye inversiones en infraestructura ICT, apoyo en la adopción de nuevas tecnologías como Machine learning y big data analytics, y el desarrollo de una red nacional para garantizar servicios de internet costeables en regiones remotas y de bajos ingresos.

Europa Emergente, Asia Central, y Mediterráneo Sur y Este

Europa Emergente se benefició fuertemente de la ola temprana de cambio tecnológico, mediante los flujos de capital y la integración a cadenas de valor globales. Pero, el impacto de la próxima ola de cambio tecnológico puede ser diferente. El déficit de las regiones en términos de gobernanza relativa respecto a sus niveles de ingreso per cápita puede limitar la efectividad de las respuestas políticas para cambios en los espacios de trabajo.

La región se encuentra en la frontera de la transición demográfica en mercados emergentes mientras que los países ubicados en el Mediterráneo Sur y Este, Asia Central, Mongolia y Turquía enfrentan el desafío de crear un gran número de trabajos de calidad cada año. La región enfrenta el desafío de re-equipar la educación y los sistemas de protección social y aprovechar la tecnología para mejorar la transparencia, la eficiencia de los servicios gubernamentales, y fortalecer la gobernanza. Las economías de Europa Emergente que están envejeciendo hasta de volverse ricas enfrentan más desafíos adicionales en obtener el potencial de crecimiento de la automatización.

La forma en que evolucione el futuro del trabajo, teniendo en cuenta este contexto, dependerá fundamentalmente de las respuestas en términos de políticas públicas en las áreas de educación, redes de protección social, política fiscal, y el fortalecimiento de instituciones económicas y políticas.

América Latina y el Caribe

La brecha de productividad entre los países de América Latina y el mundo desarrollado ha crecido en los últimos años. Además, la participación laboral femenina es baja en la región, especialmente en América Central.

En lo que refiere a innovación tecnológica, América Latina y el Caribe tiene ventaja solo en una pequeña parte de su potencial digital y la velocidad de los desarrollos ICT es más lenta que en otra regiones del mundo.

Para aprovechar las oportunidades por venir, y minimizar los riesgos de los avances tecnológicos y la automatización, la región debe actuar. Necesita inversiones importantes para reducir la brecha de productividad y de habilidades. Las tecnologías digitales junto con otras tendencias en mercados laborales pueden brindar nuevas oportunidades de empleo y cambiar la naturaleza del empleo informal. El informe recomienda asociaciones público-privadas para invertir en habilidades, transiciones laborales, y repensar el sistema de protección social.

Teniendo en cuenta todas las tendencias regionales, es posible concluir que la nueva ola de innovación tecnológica no tendrá el mismo impacto en cada región del mundo.

Conquistando la ansiedad de la automatización

El miedo en torno a que la automatización derive en un gran desplazamiento de empleos no tiene fundamentos sólidos y es necesario cambiar la narrativa. Tomemos un ejemplo para comprender esto. El mes pasado, Amazon anunció sus planes de abrir dos nuevos Robotics Fulfillment Centers en Ohio que crearán más de 2.500 empleos de tiempo completo. Dentro de estos centros, todos los empleados de Amazon tendrán horas de capacitación en seguridad y acceso a oportunidades de educación continua a través de programas como Amazon Technical Academy y Associate2Tech.

Con el crecimiento constante de la demandad de puestos impulsados por la tecnología, Amazon ofrece a sus empleados los recursos para obtener nuevas habilidades que son críticas para los puestos demandados, incluyendo salud, machine learning, manufactura, robótica, computer science, cloud computing, y otros.

Lo que resulta claro de este ejemplo es que la automatización no generará un desplazamiento masivo de empleos, pero si puede transformar la naturaleza de los trabajos. Para lograr que la fuerza laboral existente triunfe en la era de la automatización, es importante formarlos y actualizar sus habilidades para que se adapten a un mercado laboral cambiante. Múltiples estudios han llegado a esta conclusión. Para conquistar los desafíos de la automatización y aprovechar las oportunidades que presenta la tecnología emergente, se deben implementar acciones coordinadas para el desarrollo de habilidades basadas en la demanda, reformas educativas, y regulaciones de políticas laborales.

Fuente: DevDiscourse