Las ciudades inteligentes necesitan sociedades y democracias inteligentes

13, febrero

El concepto de ciudad inteligente se complementa con el de sociedad inteligente. Solo a partir de este será posible ...

El concepto de ciudad inteligente se complementa con el de sociedad inteligente. Solo a partir de este será posible garantizar igualdad de oportunidades. Se necesitan con urgencia reformas estructurales basadas en conceptos interconectados de educación y trabajo.

 

Por Martin Padulla para staffingamericalatina

 

Existe un sesgo muy marcado en los temas de agenda del Mundo. Los debates que hacen propios las clases medias urbanas se transforman en los temas nacionales del momento. Estos debates, casi siempre, exigen políticas públicas que canalicen las demandas.

En muchas de nuestras ciudades hoy, con mayor o menor nivel de coordinación y planificación estratégica, se trabaja en proyectos de Smart Cities o ciudades inteligentes.

Estos proyectos que proponen algunas ciudades latinoamericanas en general, no muestran una correlación clara con el desarrollo de sociedades inteligentes. Sólo contemplan el desarrollo de una ciudad digitalizada e hiperconectada teniendo en cuenta la alta penetración de la tecnología y el uso generalizado de dispositivos móviles.

Se habla mucho del concepto de Smart Cities y muy poco del concepto Smart Societies.

Todos los gobiernos de la región intentan establecer una agenda digital, con mayor o menor grado de avance, sin poner foco en que la verdadera transformación sería la de la consolidación de una verdadera sociedad inteligente desarrollándose en una ciudad inteligente.

Lo proyectos relacionados con la agenda digital están enfocados en el planeamiento urbano y en general no están ligados a políticas de desarrollo social, educación o trabajo. Son transaccionales y no transformacionales.

La digitalización, automatización, la robotización y la inteligencia artificial, exigen una sociedad más y mejor educada, mas colaborativa, con mayor grado de apertura y con más herramientas para aprovechar las múltiples opciones para poder elegir. En definitiva, exige sociedades con mayores grados de libertad capaces de hacer un uso trascendente de ella.

Esta convergencia tecnológica está cambiando la forma en que vivimos, la forma en que nos relacionamos, la forma en que aprendemos y trabajamos. Los ciudadanos tenemos cada vez más herramientas para participar y decidir en qué tipo de ciudades queremos vivir.

Sin embargo, parece imprescindible comprender que una sociedad inteligente es aquella que preserva la cohesión social, promueve la participación responsable, impulsa la accesibilidad para todas las personas, respeta la diversidad, exige educación de calidad y formación para el trabajo, valora la sostenibilidad de los recursos naturales, vive bajo el imperio de la ley y se aferra activamente a la posibilidad de un desarrollo inclusivo.

La cuarta revolución industrial tapa una serie de revoluciones que están ocurriendo en paralelo. Quienes tienen que velar por el bien común, deberían poder agudizar la mirada de manera urgente para trabajar en nuevos marcos de relaciones económicas, industriales y laborales. Canalizar de manera eficiente esta serie de fenómenos sociales de altos niveles de ebullición.

Las ciudades inteligentes pueden implicar una explosión de innovación colaborativa o un escenario de desigualdad, desintegración y anomia.

En poco tiempo podremos usar vehículos autónomos y no conducir, viajar muy rápido y de manera más económica, hacer una compra desde un sofá solo con un golpe de voz, el lugar en que vivamos nos reconocerá cuando lleguemos, nuestro robot hará las tareas domésticas pero necesitaremos conectar cada vez más con lo humano, comprender la diversidad incluyendo a las diversas formas de trabajo, establecer espacios de reunión, desarrollar nuestras habilidades socioemocionales, incrementar las relaciones interpersonales con un mayor sentido de pertenencia por la “casa común”

Un ciudadano inteligente no es solamente aquel que esta hiperconectado. Para que las ciudades digitales tengan sentido, se enfoquen en la tecnología y sus conexiones y se transformen realmente en ciudades inteligentes, será necesario que las sociedades inteligentes hagan un buen uso de ellas y se ocupen de las personas y sus relaciones. Las sociedades inteligentes no necesariamente se desarrollan en ciudades inteligentes, podrán ser protagonistas activos de pueblos o pequeños conglomerados urbanos inteligentes.

Necesitamos activamente impulsar una serie de reformas que nos acerquen a un desarrollo inteligente, sostenible e inclusivo. La posibilidad de elegir, la vocación por otorgar cada vez más y más libertad debe ser una política de estado basada en un concepto de educación y en un concepto de trabajo, interconectados, que este a la altura de este cambio de época.

Este contexto de gran crisis de representatividad exige reformas estructurales urgentes. Las oportunidades son enormes. Los efectos negativos por no hacerlo, también.

El desafío, al final del día, sigue siendo el mismo: garantizar de verdad, igualdad de oportunidades

Nuestras democracias, poco inteligentes, todavía no han logrado estar a la altura del desafío.

 

Acerca de Martín Padulla

Fundador y Managing Director de Staffingamericalatina. Martín Padulla es Sociólogo (USAL), MBA (UCA) y experto en mercados laborales. Publicó Trabajo Flexible en Sudamérica y Entornos normativos para Agencias Privadas de Empleo en América Latina, dos libros acerca de las nuevas realidades del trabajo. Esta trabajando en el proyecto #FOWiberoamerica.

Sigue a Martín Padulla en Twitter: @MartinPadulla

mpadulla@staffingamericalatina.com

Acerca de staffingamericalatina

Es el único medio digital independiente especializado en los mercados laborales de América Latina.

Genera y difunde contenidos, investigaciones y desarrollos sobre temáticas como Empleabilidad, Empleo Juvenil, Formación para el Empleo, Trabajo Decente, Agencias Privadas de Empleo, Políticas activas de Empleo, Teletrabajo, Articulación Público-Privadas de acciones tendientes a la generación de Trabajo Decente, Empleos Verdes y Responsabilidad Social Empresaria.

Es el punto de encuentro para empresas, proveedores, candidatos, empresas de servicios, académicos y profesionales independientes de América Latina y el Mundo.

Sigue a staffingamericalatina en Twitter: @staffingal