De innovación social, flexiguridad y predictagilidad: una mirada sobre nuestros mercados laborales

01, mayo

Por Martin Padulla para staffingamericalatina   Hace unos años comenzamos a escuchar con cierta asiduidad que ...

Por Martin Padulla para staffingamericalatina

 

Hace unos años comenzamos a escuchar con cierta asiduidad que lo único permanente era el cambio. Algunos subestimaron la profundidad de ese concepto, otros visualizaron ese nuevo estado de cosas y alcanzaron una rápida adaptación pero muchos no lograron estar a la altura de las circunstancias.

En muchos aspectos, en América Latina quienes acaso más se aferraron a mantener un status quo que había desaparecido fueron las clases dirigentes.

Esta subestimación de la profundidad del cambio trajo aparejada una disociación entre la formación de los individuos, las necesidades de las empresas, las inquietudes de las nuevas generaciones que intentaban incorporarse a los mercados laborales y los marcos regulatorios.

La innovación social apareció como la variable fundamental para intentar acompañar la velocidad de los cambios, el camino lógico para conciliar las nuevas tendencias de los mercados laborales con el apoyo a los trabajadores en aspectos como inactividad, enfermedad, jubilación, empleabilidad, privacidad de datos, balance vida-trabajo, y acceso a créditos o vivienda.

En este punto comenzaron a surgir los primeros síntomas de las visiones anacrónicas de los responsables de diseñar políticas públicas, especialmente las concernientes al mundo del trabajo. Mientras prevalecía y en muchos casos prevalece, un concepto de trabajo basado en un único tipo de contrato laboral por tiempo indeterminado, los niveles de informalidad aumentan y la protección social disminuye.

En muchos países, esta situación quedo atrás a partir del concepto de flexiguridad. Las agencias privadas de empleo contribuyeron a dinamizar esos mercados laborales brindando la flexibilidad que necesitaban las empresas junto a la seguridad y formalidad que necesitaban los trabajadores. En los países en que la visión sesgada prevalece, los niveles de informalidad son mayores y el desempleo también.

Mientras muchos países resolvían este falso dilema y otros se quedaban con una visión del trabajo de mediados de la década del 40 del siglo pasado, un nuevo desafío emergió: el crecimiento de la economía gig, la aparición del trabajo por plataformas, formas de trabajo diversas e inéditas.

Evidentemente no se puede tapar el sol con la mano. Se necesitan nuevas forma de protección social para nuevas formas de trabajo. Como las transiciones son un dato de la realidad, es necesario desarrollar un enfoque centrado en el individuo que debe reconvertirse, formarse, adaptarse y prepararse para los desafíos de los nuevos trabajos 4.0.

Las agencias privadas de empleo sin dudas están llamadas a cumplir un rol fundamental en este contexto. Junto a las agencias públicas de empleo pueden administrar cuentas individuales, portables, de capacitación y entrenamiento, ser los garantes de esta necesidad de aprender a desaprender para reaprender competencias basadas en las demandas actuales y futuras.

En un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo necesitamos combinar flexiguridad con predictagilidad: la necesidad de predictibilidad en el trabajo con la agilidad que demandan los negocios no debe contraponerse a la protección social que todo trabajador debe obtener independientemente del status de empleo que detente.

Esto requiere revisar los costos laborales no salariales y la carga impositiva asociada al trabajo o a la prestación de servicios, ratificar el convenio 181 de OIT sobre agencias privadas de empleo, articularlas con las agencias públicas de empleo, obtener más y mejor información acerca de las brechas de competencias y la empleabilidad en general, diseñar instancias de formación basadas en la demanda durante las transiciones y abrazar diversas formas flexibles y formales de trabajo para atender necesidades de empresas e individuos..

Se trata de adaptar nuestros marcos regulatorios a una cultura 24/7 con modelos de negocios muy diferentes y sofisticados que procuran satisfacer clientes y consumidores cada vez más exigentes que demandan servicios a medida, a toda hora, y están dispuestas a pagar por ello. En algunas economías, son más los trabajadores que desarrollan posiciones con horarios por fuera del modelo estándar de 9am a 5pm de lunes a viernes que los que lo hacen bajo los modelos tradicionales.

Las organizaciones más robustas serán las más resilientes, las que gestionen mejor lo inesperado, las que sean capaces de experimentar múltiples hipótesis en paralelo, fallar y aprender. El agilismo no es una moda, es una forma de priorizar a las personas, la dimensión social de ellas, la posibilidad de arribar a mejores resultados de manera colectiva, interactuando, aprendiendo, colaborando, respetando la diversidad. Las contribuciones y la construcción de sentido no están relacionadas a un tipo de contrato determinado sino a la posibilidad de poner en juego competencias con compromiso, dedicación y ansias de superación.

La World Employment Confederation publicó hace unos meses, un Manifiesto que se titulaba No hay futuro del trabajo sin innovación social y realmente de esto se trata: la innovación social es el camino hacia la posibilidad de un futuro. Es inadmisible que en un contexto cambiante respecto a cómo, cuándo y dónde trabajamos, la respuesta de nuestros marcos regulatorios sea rigidez y soluciones del siglo XX para desafíos del siglo XXI.

No tenemos más tiempo. América Latina necesita avanzar rápidamente en políticas de innovación social que contemplen soluciones basadas en flexiguridad y predictagilidad. Solo así podrá salir del círculo vicioso de informalidad, baja productividad y exclusión. La biodiversidad es un factor clave del desarrollo sostenible, en lo que concierne a los individuos incluye diversas formas de trabajo, formas distintas de desarrollo y equilibrio entre la vida personal y la vida laboral.

 

Acerca de Martín Padulla

Fundador y Managing Director de Staffingamericalatina. Martín Padulla es Sociólogo (USAL), MBA (UCA) y experto en mercados laborales. Publicó Trabajo Flexible en Sudamérica y Entornos normativos para Agencias Privadas de Empleo en América Latina, dos libros acerca de las nuevas realidades del trabajo. Esta trabajando en el proyecto #FOWiberoamerica.

Sigue a Martín Padulla en Twitter: @MartinPadulla

mpadulla@staffingamericalatina.com

Acerca de staffingamericalatina

Es el único medio digital independiente especializado en los mercados laborales de América Latina.

Genera y difunde contenidos, investigaciones y desarrollos sobre temáticas como Empleabilidad, Empleo Juvenil, Formación para el Empleo, Trabajo Decente, Agencias Privadas de Empleo, Políticas activas de Empleo, Teletrabajo, Articulación Público-Privadas de acciones tendientes a la generación de Trabajo Decente, Empleos Verdes y Responsabilidad Social Empresaria.

Es el punto de encuentro para empresas, proveedores, candidatos, empresas de servicios, académicos y profesionales independientes de América Latina y el Mundo.

Sigue a staffingamericalatina en Twitter: @staffingal