Cambio de época: la era de la diversidad.

08, agosto

La educación nos lleva al futuro. En la economía del conocimiento permite acceder a los trabajos del futuro. ¿Cuál ...

La educación nos lleva al futuro. En la economía del conocimiento permite acceder a los trabajos del futuro. ¿Cuál educación? ¿A qué concepto de trabajo nos referimos? Estamos en la era de la diversidad.

Por Martin Padulla para staffingamericalatina

El concepto de diversidad humana remite a la variedad que existe dentro de la categoría humana. Cada ser humano posee características que comparte con el resto de quienes pertenecen a la especie humana, sin embargo, cada persona dispone de una serie de características, capacidades, y disposiciones especiales que son las que lo hacen único y lo diferencian del resto de la especie.

La diversidad es inherente a la naturaleza humana. Encierra en sí misma la posibilidad de enriquecimiento de las relaciones sociales y culturales.

Se habla de diferencia cuando estamos ante una apreciación subjetiva que supone un juicio de valor sobre la diversidad. Asimismo, estamos ante un escenario de desigualdad, cuando se establecen jerarquías en función de variables sociales, económicas, políticas, religiosas, sexuales, étnicas, de género, entre otras.

La era de la diversidad es transversal. Trasciende las conquistas y luchas de las minorías. Se trata de un cambio de época que nos incluye a todos.

En el campo de la formación, se habla mucho de educar en y para la diversidad pero no tanto de educar desde la diversidad. Ya existen diversas formas de educación a partir del desarrollo exponencial de la tecnología, la globalización y la posibilidad de acceder a contenidos provenientes de las fuentes más prestigiosas del Mundo. La escuela tal como la conocemos, no tiene razón de ser: se trataba de una respuesta perfecta a las necesidades de la industrialización, ahora el desafío es encontrar respuestas funcionales al desafío de la digitalización. Existen emergentes interesantes.

El fenómeno de los MOOCs (Massive Open Online Courses) está revolucionando la forma de adquisición de conocimiento. Son cursos en línea dirigidos a un número ilimitado de participantes a través de la red. Más de 800 universidades de todo el Mundo ofrecen miles de cursos en línea, muchos de ellos de manera gratuita.

Los Edutubers, son creadores de YouTube que ofrecen a los usuarios contenidos educativos de disciplinas diversas. También desde estos canales se está democratizando el aprendizaje. En América Latina, durante el año pasado, los videos que fueron titulados con las palabras “Cómo Hacer” generaron 4.5 billones de horas vistas en la plataforma. El 80% de los usuarios de la región, señala que YouTube es la primera alternativa para aprender algo nuevo. En 2018, YouTube invirtió 20 millones de dólares para lograr mejores experiencias tanto para los creadores como para los usuarios que consumen contenidos educativos.

Evidentemente la escuela analógica ya tiene diversos formatos digitales. La educación tal como la conocemos, se vuelve más difusa. El aprendizaje del pasado centrado en saber, memorizar, estandarizar deja paso a la necesidad de desarrollar habilidades que fomenten el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la creatividad, la innovación y el pensamiento multi e interdisciplinar. Iniciativas como Flipped Classroom, Blended Learning o el proyecto COOL (Communities of Online Learning) mediante el cual las familias neozelandesas pueden elegir entre educación analógica o educación digital para sus hijos, son solo ejemplos de estos intentos por interpretar el nuevo orden de cosas. La formación para el trabajo también es diversa, tiene distintos instrumentos que en algunos países conforman políticas activas de empleo articulando servicios públicos y privados de empleo.

Es que el trabajo tal como lo conocemos tampoco tiene razón de ser. Los mercados laborales tienden a ser más dinámicos, volátiles e impredecibles. Las transiciones tienden a incrementarse. El trabajo tal como lo conocimos ya no es el que predomina en el mundo moderno. La OIT hasta hace pocos años, hablaba de empleo estándar y formas atípicas de empleo. Esta denominación quedó obsoleta a partir de la evidencia empírica de que el llamado empleo estándar representa menos del 30% del empleo global. La tendencia muestra que probablemente estaremos ante menos empleo y más trabajo. Se observa una evidente diversidad de formas de trabajo, de distintos tipos de relaciones laborales ante un nuevo orden industrial en el que claramente existe una servificación de la manufactura. Así como las fronteras entre servicios e industrias se ha vuelto borrosa, también la que divide empleo y trabajo se ha desdibujado aunque los marcos regulatorios de nuestra región no se hayan enterado y algunos actores sociales se resistan a lo inevitable.

El fenómeno del Human Cloud encierra diferentes formas de trabajo, de condiciones laborales y localización. Esto genera desafíos que implican nuevos modelos de gerenciamiento e incluso la reinvención del mundo corporativo. Una fuerza laboral dispersa, distribuida, remota y con expectativas de vida mayores

La era de la diversidad viene a recordarnos que el desarrollo sostenible es inclusivo, con democracia y libertad. A decirnos que necesitamos una agenda centrada en las personas, un nuevo contrato social. No podemos seguir aplicando soluciones del siglo XX a desafíos del siglo XXI.

Los populismos y los nacionalismos son una reacción contra la diversidad. Esa diversidad que transforma personas, organizaciones y políticas públicas. Esa diversidad que fortalece democracias, culturas, sociedades. La que permite a los individuos crecer en libertad.

Nos debemos ese nuevo contrato social. La velocidad de los cambios, exige un diseño urgente de ese marco que ya no tendrá dueños como aquellos de Hobbes, Locke o Rousseau. Será fruto de grandes consensos basados en la libertad y en las demandas de los ciudadanos.

Nadie sabe cómo será el futuro. Contamos con pocas certezas en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo. Entre ellas, hay una muy contundente: la convicción de que debemos co crearlo y que estará basado en la diversidad.

 

Acerca de Martín Padulla

Fundador y Managing Director de Staffingamericalatina. Martín Padulla es Sociólogo (USAL), MBA (UCA) y experto en mercados laborales. Publicó Trabajo Flexible en Sudamérica y Entornos normativos para Agencias Privadas de Empleo en América Latina, dos libros acerca de las nuevas realidades del trabajo. Esta trabajando en el proyecto #FOWiberoamerica.

Sigue a Martín Padulla en Twitter: @MartinPadulla

mpadulla@staffingamericalatina.com

Acerca de staffingamericalatina

Es el único medio digital independiente especializado en los mercados laborales de América Latina.

Genera y difunde contenidos, investigaciones y desarrollos sobre temáticas como Empleabilidad, Empleo Juvenil, Formación para el Empleo, Trabajo Decente, Agencias Privadas de Empleo, Políticas activas de Empleo, Teletrabajo, Articulación Público-Privadas de acciones tendientes a la generación de Trabajo Decente, Empleos Verdes y Responsabilidad Social Empresaria.

Es el punto de encuentro para empresas, proveedores, candidatos, empresas de servicios, académicos y profesionales independientes de América Latina y el Mundo.

Sigue a staffingamericalatina en Twitter: @staffingal