La economía del conocimiento, el mundo VUCA, las empresas de staffing y la próxima década

20, enero

Por Martin Padulla para staffignamericalatina El mundo está fundido. Son mayoría los países que tienen un déficit ...

Por Martin Padulla para staffignamericalatina

El mundo está fundido. Son mayoría los países que tienen un déficit fiscal insostenible. Los regímenes previsionales parecen no tomar nota de los fuertes cambios demográficos que están ocurriendo. Los conflictos fiscales parecen mutar en guerras comerciales, proteccionismos y demás anomalías. Vivimos lo que muchos denominan un mundo VUCA (Volatile, Uncertain, Complex & Ambiguous). Sin embargo existe una certeza indiscutible: vamos a vivir así durante la totalidad de la próxima década.

Las empresas se establecerán en donde encuentren menor carga impositiva, mejor clima de negocios y talento pertinente. Estos tres pilares anti VUCA constituyen la parte que le toca a las gestiones de los diferentes Estados, también conforman el laberinto a resolver en América Latina.

El talento pertinente será el gran desafío de la próxima década en un contexto de creciente conflictividad social. Las tasas negativas generan burbujas de consumo. Las clases medias urbanas quieren más y mejor; las clases menos favorecidas pujan por una ansiada clase media, por acceder. Dentro de los marcos de la legalidad, sin dudas, la única forma de inclusión es a través del conocimiento.

Los sistemas educativos no lograran adaptarse a la velocidad de las necesidades de la economía del conocimiento. A esta altura de los acontecimientos, son pocos los que dudan acerca de que serán necesarias estrategias complementarias que conecten a la formación con el trabajo. De hecho, en la era de la abundancia, estamos asistiendo a un fenómeno sin precedentes: expertos que no adquirieron conocimientos a través de la educación formal.

La característica de esta Cuarta Revolución Industrial es que ya no existe un solo evento que cambia las reglas del juego como en las tres primeras. Hoy asistimos a más de veinte eventos en simultáneo. La convergencia tecnológica genera exponencialidad.

En América Latina se ha conformado un ecosistema emprendedor de características excepcionales. Todos los días nacen organizaciones exponenciales que ofrecen soluciones diferentes a problemas del siglo XXI con modelos de negocios disruptivos que están transformando sectores y cambiando cualitativamente las cadenas de valor. Buenos Aires, Guadalajara, Medellín, Santiago de Chile o Sao Paulo son ciudades que han logrado potenciar en los últimos años de manera muy significativa el talento emprendedor a través de incubadoras, aceleradoras, fondos de inversión y redes de inversores ángeles. Sin embargo, en todos los estudios sobre esta temática, se concluye que es necesario diseñar estrategias más flexibles y enfocadas, que permitan crear competencias en muy poco tiempo, certificaciones para trabajar, más y mejor formación técnica y tecnológica.

La creación de millones de puestos de trabajo está condicionada a la capacitación. Diversas formas de trabajo requieren de diversas formas de adquisición de nuevos y variados conocimientos teóricos y fundamentalmente prácticos.

En este contexto, gestionar de manera tradicional parece un seguro certificado de defunción. Mientras las empresas tradicionales proyectan su crecimiento en términos de porcentaje para este año que comienza; las organizaciones exponenciales buscan crecer varias veces más rápido, varias veces más barato, varias veces mejor. Este último aspecto es notable: existe un marcado compromiso social en los emprendedores exponenciales de la región, es manifiesta la finalidad de transformación de nuestras sociedades.

Además, estas organizaciones, se conciben ampliadas e integradas. Demandan aliados estratégicos que estén alineados con esta visión. Jugadores que agreguen valor priorizando personas e interacciones sobre procesos y herramientas. Especialistas que se enfoquen en lo importante, que aporten a la organización exponencial equipos agiles de alto rendimiento.

Tienen un Propósito de Transformación Masiva, persiguen un cambio a gran escala. Para esto conjugan una serie de ingredientes básicos en una receta que conforma un plato exquisito: staff bajo demanda bajo esquemas flexibles que minimizan el personal a tiempo completo; una comunidad apasionada por el problema que resuelve la organización; algoritmos que analizan datos, activos apalancados o alto nivel de subcontratación; compromiso, esto es, altos niveles de interacción y recompensa a la comunidad; interfaces que permiten diseñar una experiencia memorable; dashboards o tableros de control en tiempo real para acceder de manera fácil y rápida a la información, experimentación, probando de manera muy veloz y controlada nuevas estrategias o como se dijo antes la posibilidad de permitirse el fracaso rápido y barato con aprendizaje; autonomía, rompiendo el modelo jerárquico para dar paso a células autónomas que otorgan mayor velocidad y social technologies para poder operar de manera más ágil y organizada con la comunidad.

¿Están las empresas de staffing de la región haciendo esta lectura? ¿Han encarado su proceso de transformación digital? ¿Tienen claro que cualquier transformación implica un cambio de mindset? ¿Pueden hacer una transformación exponencial? ¿Están dispuestas a articular junto a los servicios públicos de empleo instancias de formación de competencias basadas en la demanda y ser protagonistas en la creación de talento pertinente? ¿Quieren hacerlo innovando, agregando tecnología, disrumpiendo o reinventándose? ¿Están creando talento pertinente dentro de sus propios equipos? ¿Pueden y quieren administrar múltiples tipos de contratos que formalicen diversas formas de trabajo 4.0? ¿Están equivocándose rápido y barato? ¿Aprenden de esas experiencias? Estas son solo algunas de las preguntas que podrían ser la llave del próximo desafío para las empresas que proveen workforce solutions en la región.

Al empezar una nueva década, naturalmente se tiende a analizar que pasó en los últimos 10 años. Lo que podemos observar es que existe un enorme riesgo para todos los sectores que no han evolucionado en ese periodo de tiempo. La probabilidad de que un nuevo jugador que frecuentemente es una pequeña organización exponencial con enfoque diferente, transforme en obsoletos a los modelos de negocios que llevan adelante las empresas grandes, es muy alta.

La década que empieza necesariamente será de transformación del sector. Quienes la experimenten, serán protagonistas de un mercado laboral más dinámico, moderno, tecnológico y diverso. Van a aportar valor a una cadena mucho más sofisticada que la existente al día de hoy y lo harán a una velocidad sin precedentes con la tecnología como principal aliado. Quienes se aferren a un modelo de negocios tradicional probablemente muestren alta vulnerabilidad en un contexto turbulento. Sin dudas, un escenario muy peligroso.

En el mundo del trabajo, las amenazas no son las innovaciones sino la imposibilidad de asimilarlas a la velocidad en que ocurren e incorporarlas al ámbito de los negocios.

No centrarse en el cliente es la mayor amenaza para cualquier negocio. Blockbuster, los taxis, los retailers y el sector hotelero son una referencia clara, si observamos a Netflix, Uber, Amazon o Airbnb.

El desafío esta planteado.

Acerca de Martín Padulla

Fundador y Managing Director de Staffingamericalatina. Martín Padulla es Sociólogo (USAL), MBA (UCA) y experto en mercados laborales. Publicó Trabajo Flexible en Sudamérica y Entornos normativos para Agencias Privadas de Empleo en América Latina, dos libros acerca de las nuevas realidades del trabajo. Esta trabajando en el proyecto #FOWiberoamerica.

Sigue a Martín Padulla en Twitter: @MartinPadulla

mpadulla@staffingamericalatina.com