ewfeg

Un nuevo juguete que enseña a programar

Por Zach Winter

Dio un paso tentativo hacia delante, giró a la izquierda, dio otro paso y luego se detuvo a descansar bajo un árbol —o al menos, el dibujo de uno.

Cubetto en realidad no camina, pero el sonriente robot de madera sí se mueve de forma autónoma, por una ruta trazada por el humano detrás de la máquina.

Con un precio de venta de 225 dólares, es un vehículo caro para jugar. Aunque un auto de control remoto podría haber sido más simple, y más barato, había un propósito en el ejercicio: enseñar a niños de apenas 3 años los conceptos básicos de programación computacional y el desarrollo de habilidades tecnológicas y pensamiento crítico.

A medida que los padres se vuelven más ávidos de brindar a sus hijos una ventaja al hacer que piensen como computadoras desde una edad temprana, las startups ven potencial en la creación de juguetes enfocados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas —lo que popularmente se conoce como STEM, por sus siglas en inglés.

Los juguetes del mercado masivo fueron alguna vez el ámbito de las Mattel y las Fisher-Price del mundo. Pero nuevas vías de financiamiento, como el crowfunding, han hecho que sea más fácil para los emprendedores ingresar al mercado.

Primo Toys, creadora de Cubetto, desarrolló su primer prototipo en 2013. Al año siguiente, llevó el prototipo a la incubadora Emerge Education. El año pasado, la compañía recaudó 1,6 millones de dólares en una campaña en Kickstarter.

Filippo Yacob, fundador de Primo Toys, dijo haberse inspirado en los clásicos bloques de construcción para hacer que los niños se enseñen a sí mismos los fundamentos de la programación.

Este lenguaje de programación basado en bloques se ve y siente como un juguete pero es, de hecho, un lenguaje de programación por procedimientos”, dijo.

Yacob fundó oficialmente su compañía el 20 de noviembre de 2013, día en que nació su hijo.

“Cuando descubrí que sería papá, empecé a pensar en las cosas que quería que aprendiera mi hijo”, dijo. Una era programación, habilidad que Yacob dice creer es tan importante hoy como la matemáticas o la lectura.

Un kit de Cubetto incluye al robot, una consola de programación y azulejos con instrucciones. También incluye una alfombra de juegos que representa el mundo del robot y un libro, que en conjunto permiten que los jugadores sigan una trama por la que deambula el robot. Hay muchos libros y alfombras disponibles, pero los jóvenes programadores tienen libertad de diseñar su propia aventura en lugar de usar una historia establecida si así lo prefieren.

Desde que se comenzaron a enviar los kits a consumidores en noviembre, las reacciones por lo general han sido positivas.

The Toy Insider, que reseña juguetes y hace recomendaciones de compra a sus lectores, incluyó a Cubetto en su lista de los mejores juguetes STEM para niños de entre 3 y 5 años, aunque la publicación no lo ha reseñado formalmente todavía.

Es un ejemplo muy tangible de programación, que es una especie de concepto abstracto”, dijo Marissa DiBartolo, editora senior en The Toy Insider. “Los niños quizá ni siquiera se den cuenta de que eso es lo que hacen”.

La sabiduría popular sobre computadoras y “tiempo en pantalla” ha sido conflictiva. Algunos padres sin duda se muestran indecisos de poner a sus hijos frente a pantallas demasiado pronto.

En opinión de DiBartolo, la tecnología es una parte importante del mundo moderno, y encontrar formas de introducir principios tecnológicos a una edad temprana ayuda a los niños a comenzar a desarrollar habilidades necesarias.

Publicado originalmente por Clarín.

Related News

Comments are closed