0455 1

La hiperconectividad actual está impactando el mundo del trabajo

Por Denis Pennel

El actual mundo hiperconectado está teniendo un profundo impacto en el espacio de trabajo. Las nuevas tecnologías han cambiado la forma en que operan tanto las empresas como las personas. También ha borrado las líneas entre nuestras vidas laborales y privadas.

Los espacios de trabajo se han tornado más flexibles. De hecho, la definición misma de espacio de trabajo está cambiando, y actualmente es posible trabajar prácticamente desde cualquier lado –no solo desde casa o el aeropuerto, sino también desde una playa o un campo de golf. El mundo hiperconectado ha habilitado un pool de talento global y dicho talento no necesita estar en la oficina. El trabajo ha dejado de ser un lugar a donde se va, convirtiéndose en una tarea que debe cumplirse.

Muchas organizaciones y empresas han tomado un abordaje mucho más flexible respecto a cómo y cuándo se desarrolla el trabajo. Les permiten a los trabajadores trabajar desde su casa un par de días por semana para adecuarse con sus circunstancias personal, o evitarles el viaje a la oficina. De manera similar, cuando las personas están en la oficina, pueden irse a tiempo, pero no significa que su jornada laboral haya finalizado. Cada vez más trabajadores siguen respondiendo mails y llamadas bien entrada la noche. Ya no es necesario que se siente cara a cara con sus compañeros, todos los días, ya que las personas pueden estar en contacto permanente por teléfono y mal. En síntesis, los empleadores están dispuestos a que las personas manejen sus propios tiempos, siempre y cuando el trabajo se haga – y estudios recientes muestran que las organizaciones que ofrecen flexibilidad en estos temas tienen menor tasa de ausentismo y mayores niveles de compromiso.

Claro que este mundo conectado se adecua muy bien a muchos de nosotros. Quienes son padres pueden llegar a casa a horarios razonables y pasar tiempo con su familia, sabiendo que pueden loguearse a sus computadoras más tarde, cuando los niños ya están durmiendo. Además, los avances de la tecnología funcionan para ambos lados. Por un lado, nos llevamos trabajo a casa, pero por el otro la mayoría también nos llevamos nuestras tareas personales al trabajo. Actualmente es muy común que las personas usen su computadora o smartphone para realizar tareas personales, tales como pagar las cuentas, hacer compras o mantenerse en contacto con sus familias y amigos a través de redes sociales durante la jornada laboral.

La tecnología también está cambiando la naturaleza misma del trabajo y los contratos laborales. Dado que las personas pueden establecer una oficina en su hogar por costos muy bajos, existe una tendencia hacia el trabajo independiente y freelance. Similarmente, los contratos temporales y a plazo fijo están creciendo, a medida que el mundo online acompaña a la economía on demand y la expansión de las plataformas colaborativas, donde quienes necesitan que alguien les realice una tarea, se ponen en contacto con los trabajadores que están dispuestos a realizarlas. La hiperconectividad también impulsa una tendencia creciente a la multi-actividad, donde las personas se involucran en una variedad de tareas y profesiones distintas, y suelen realizar hasta tres trabajos al mismo tiempo. Durante la mañana, paseador de perros, por la tarde, trabajo part-time en una oficina, y por la noche, conductor de Uber. Todas estas formas de trabajo no existirían sin nuestras vidas hiperconectadas.

Claro que, así como la hiperconectividad trae muchas posibilidades, también conlleva aspectos negativos. Las personas pueden sentir que nunca se desconectado o relajan, y un cliente o jefe demandante puede elegir abusar de esta situación y bombardear permanentemente a los trabajadores durante los fines de semana y las vacaciones. Pueden sentirse sobrepasados y sin la posibilidad de esconderse. Ciertamente, la jornada laboral es más larga ahora que están permanentemente online y la vida laboral se ha acelerado, con el ciclo de tomas de decisiones tornándose mucho más rápido.

La solución debe ser alcanzar un punto medio para dar equilibrio a nuestras vidas. En el futuro necesitamos asegurarnos de que la legislación laboral y la legislación privada brinden derechos y protección adecuada a trabajadores y organizaciones en nuestra sociedad online 24/7. Por ejemplo, en Francia, donde el exceso de uso de dispositivos digitales ha sido culpado por todo, desde burnout a insomnio, pasando por problemas en las relaciones humanos, existe el derecho a desconectarse de la tecnología, mientras el país busca la forma de reducir el chequeo compulsivo de e-mails fuera del horario laboral.

Finalmente, creo que la mayor oportunidad que puede surgir de nuestro mundo hiperconectado es la del progreso y los nuevos conocimientos. Tenemos acceso a habilidades, competencias y educación con sólo tocar un botón. Las organizaciones están aprovechando cada vez más esto para brindar capacitaciones online que se extienden por distintas geografías y están disponibles para los trabajadores de todo el mundo. Se trata de una situación que seguirá creciendo y deberíamos estar preparados para adoptarla y reconocer que usar la tecnología para mejorar habilidades y capacitar será una práctica común para organizaciones, establecimientos educativos e individuos en poco tiempo. Se estima que habrá 5,6 billones de subscripciones a smartphones para fines de 2019 –que más de 2/3 del planeta tendrá acceso a la educación y a la información. Esto cambiará de seguro la forma en que trabajamos .y estoy convencido de que será para mejor.

Acerca de Denis Pennel

Managing Director de Ciett y Eurociett. Denis Pennel es un experto en mercados laborales con profundo conocimiento y años de experiencia relacionados con el Empleo a nivel global y europeo. Acaba de publicar “Travailler pour soi”, un libro acerca de las nuevas realidades del trabajo.

Sigue a Denis en Twitter @PennelDenis

 

Acerca de WEC

Como Confederación Mundial del Empleo, WEC es la voz del sector del empleo a nivel mundial, representando habilitadores de mercados laborales en 50 países y a 7 de las empresas más grandes de soluciones en fuerza laboral. WEC brinda un acceso y compromiso único con hacedores internacionales de políticas (OIT OCDE, Banco Mundial, FMI, OIM, UE) y grupos de interés (sindicatos, la academia, think tanks, ONGs). Sus principales objetivos son ayudar a sus miembros a desarrollar sus negocios en un marco legal regulado de manera positiva y ganar reconocimiento por la contribución positiva que hace el sector al mejor funcionamiento de los mercados laborales.

Sigue a WEC en Twitter @WECglobal

Related News

Comments are closed