youngent

Emprendedorismo y empleo juvenil

¿Y si la llave de la formalidad y la inclusión está en poder de los jóvenes?

Fomentando el emprendimiento, los países de la región pueden incrementar el capital humano, bajar la informalidad, combatir el desempleo juvenil y atraer capitales. Los millennials que emprenden son socialmente responsables y buscan habitar un mundo sostenible

 

América Latina está viviendo una verdadera revolución emprendedora. Muchos jóvenes de las principales ciudades de nuestra región están desafiando al futuro.

Si analizamos profundamente el tema, observaremos que están desafiando el presente. En una columna anterior  establecí que la Generación Y se destaca por sus creencias, aspiraciones y actitudes diferentes a las de las generaciones precedentes. No confía en el status quo. Pretende transformar una realidad que les es esquiva, poco sólida, líquida, en términos de Zygmunt Bauman.

El contexto para ellos es muy duro: el desempleo juvenil sigue siendo muy alto y la informalidad laboral juvenil supera el 60%. Muchos quieren crear sus propias empresas y pretenden que estas organizaciones sean diferentes. Un gran número de jóvenes no desea trabajar en organizaciones tradicionales. Otros, simplemente, no pueden.

Los jóvenes ya representan un tercio de la fuerza laboral empleada por las 500 empresas más grandes de América Latina y su participación en el mercado aumenta diariamente. Se muestran exigentes en sus primeros empleos y sus prácticas profesionales.

Tal como he planteado, para los jóvenes es preocupante lo concerniente a los recursos no renovables y el cambio climático; la huella de carbono y la huella hídrica forman parte de sus inquietudes. Creen en valores asociados a la cooperación, a compartir socialmente recursos, a las tecnologías de comunicación que reducen el costo de encontrar y hacer transacciones entre individuos en tiempo real. Los jóvenes han encontrado los modelos en los que pueden  actuar como una comunidad que se autorregula a través de la construcción de una reputación basada en calificaciones de las fuentes más confiables: ellos mismos.

Pero, ¿qué sucede en el actual mundo del trabajo?

La tasa de desempleo en las economías avanzadas se redujo en los últimos años, con un declive marcado en Estados Unidos y un ritmo más lento en la zona del euro. Se espera que esa tendencia se mantenga. En contraste, se espera un aumento de la tasa de desempleo en las economías emergentes durante este año.

En América Latina se prevé que el desempleo de la región sea de casi un 8%, más de 2 puntos porcentuales por encima del nivel de hace dos años. Este aumento abrupto responde a las recesiones de las economías grandes de la región, como Brasil

Tanto el BID como el FMI señalan que el vínculo entre crecimiento y empleo varía considerablemente entre los países de la región. El coeficiente de Okun nos muestra la relación histórica estimada entre el empleo y el crecimiento del PIB. Así, en Brasil y Venezuela, un aumento de 1 punto porcentual del crecimiento implica una disminución de 0,2 puntos porcentuales de la tasa de desempleo; mientras que en Argentina, el impacto es de aproximadamente la mitad. Por ende, es mucho lo que hay que crecer para generar impacto en el empleo

Restaurar los mercados laborales de América Latina implica recuperar un crecimiento más sólido y aplicar medidas focalizadas a remover las barreras a la creación de empleos en el sector privado. La cantidad de barreras es directamente proporcional a la cantidad de increíbles oportunidades que tiene la región.

Se estima que los países de la región podrían crear entre 14 a 23 millones de puestos de trabajo bien remunerados de aquí a 2018. La condición sine qua non para que eso ocurra es que los empleadores puedan encontrar candidatos con las aptitudes demandadas. Es necesario aplicar mucha inteligencia y creatividad para lograr incrementar el capital humano rápido, promover la inversión y facilitar la creación de nuevas empresas.

Cuando analizamos la calidad del empleo, podemos observar que en América Latina y el Caribe hay al menos 130 millones de personas trabajando en condiciones de informalidad. Los datos de la OIT revelan que entre el 20% de la población con mayores ingresos  las situaciones de informalidad afectan al 30% de las personas. En cambio, entre el 20% de la población con menos ingresos, 73,4% están en situación de informalidad.

Según el mismo organismo internacional, “el costo de permitir la informalidad es visible: perpetua la pobreza, profundiza la desigualdad,  limita la productividad, entorpece el crecimiento económico y desafía la gobernabilidad democrática”.

Definitivamente trabajar sobre el flagelo de la informalidad puede ayudar fuertemente a la idea de crecimiento con inclusión. Está claro que los mecanismos de control son muy ineficientes y que las políticas sobre este tema no han dado los resultados buscados ni han estado asociadas de manera directa con la realidad.

¿Cuál es la principal puerta de entrada al mercado laboral para los jóvenes? Las agencias privadas de empleo. ¿Tienen apoyo en la región? En la mayoría de los países no. Es más, en la mayoría de los países de la región ni siquiera tienen esa denominación por no tener ratificado el Convenio 181 de la OIT sobre Agencias Privadas de Empleo. ¿Qué promueve ese convenio? El trabajo conjunto del servicio público de empleo con estas empresas para mejorar la capacitación basada en la demanda durante las transiciones y la intermediación laboral eficiente. Los servicios públicos de empleo deberían también contribuir al talento emprendedor y estas empresas pueden colaborar en ese desarrollo.  ¿Qué otra herramienta puede disminuir el desempleo juvenil, combatir la informalidad y promover el crecimiento económico? Sin dudas el fomento y apoyo metódico y sistemático al emprendedorismo.

La pregunta que surge de manera inmediata en el análisis es ¿cómo estamos en materia de emprendedorismo?

Tenemos luces y sombras. Fomentar el emprendedorismo es apostar a una economía dinámica e inclusiva y crear un ecosistema en el que el talento emprendedor encuentre apoyo y las nuevas empresas o start ups acceso a capital inteligente en sus diversas formas: inversión ángel, capital semilla y emprendedor. Apoyo sostenido desde start up a scale up y pequeña empresa con impacto en el empleo.

Durante los últimos años la cultura emprendedora ha crecido exponencialmente en la región. En varios países la figura del emprendedor se ha valorizado y  la educación emprendedora ha ganado espacio en las universidades y organizaciones intermedias. Son muchos los proyectos disruptivos motorizados por jóvenes talentos latinoamericanos.

Incubadoras, aceleradoras, redes de inversores ángeles y fondos de inversión están contribuyendo a incrementar el acceso de estos emprendedores a financiamiento y capital social a través de inversores y mentores. Se estima que en la región existen alrededor de 21 redes de inversores ángeles  y 300 fondos de capital semilla y emprendedor; sin embargo hay países que todavía no están en el radar de estos inversores y otros países tienen muy centralizada la visibilidad de los emprendedores sólo en sus capitales, invisibilizando al talento emprendedor de ciudades más pequeñas o alejadas.

En 2014 el PRODEM con el apoyo del FOMIN creó el “Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico” (ICSEd1), una herramienta de análisis que permite hacer diagnósticos acerca de las condiciones para el emprendimiento dinámico de 54 países de todo el mundo- 15 latinoamericanos- que se clasifican en un ranking regional e internacional. Este índice es el resultado de investigaciones y trabajos realizados por PRODEM a lo largo de más de una década junto a organismos internacionales, gobiernos e instituciones claves de la región. Se trata de un índice que,  en su construcción,  se ha basado en las mejores prácticas para la elaboración de índices de la OCDE. ¿Qué nos muestra este índice? Chile, el país de la región mejor posicionado, ocupa el puesto 26 del ranking de un total de 54 países en todo el mundo. El puesto que ocuparía la región en el ranking, a través del cálculo de una media de todos sus países, sería el 41º. Hay mucho camino para recorrer.

¿Qué demandan los jóvenes emprendedores?

  • Acceso a capital mínimo.
  • Transferencia de conocimiento por parte de gestores y mentores.
  • Acceso a red de contactos que ayude a conectarlos con personas que agreguen valor al negocio y a mentores que no podrían conseguir de manera individual.
  • Acceso a proveedores de servicios (abogados, auditores, contadores, etc.) a precios muy competitivos o subsidiados.
  • Compartir conocimiento y experiencias con otros emprendedores que se encuentren en las mismas fases de desarrollo.
  • Marcos regulatorios especiales para poder contratar talento de manera formal.

En definitiva, los jóvenes emprendedores tienen que desarrollar sus negocios innovadores en los rígidos mercados laborales latinoamericanos.

Es interesante observar cómo ya desde la concepción de sus empresas, los millennials muestran responsabilidad social y pretenden cumplir con la ley. Demandan que los costos asociados a ello sean diferenciales. Y por supuesto mayor flexibilidad. Un concepto de trabajo asociado al siglo XXI.

Algunos países de la región ya han tomado nota y están trabajando sobre leyes específicas para emprendedores.

Argentina por ejemplo está trabajando un proyecto de ley que incluye la creación de un nuevo tipo de sociedad, denominada por Acciones Simplificada (SAS). Este tipo de sociedad podría crearse online en 24 horas y tener un solo socio. Podría tener un domicilio temporal y pagar a sus empleados con acciones sin que éstas sean gravadas. El período de prueba en el trabajo para este tipo de sociedades pasaría de 3 meses a 12 meses.

Respecto al financiamiento, esta ley facultaría a la Agencia Nacional de Seguridad Social (ANSES) a destinar un porcentaje de sus ingresos anuales a la inversión a fin de dotar de liquidez a Entidades de Capital Emprendedor. También contempla el crowdfunding e incorporaría el concepto de  Factura Proforma Digital: las pymes podrían emitir proformas (pre facturas) y enviárselas a sus clientes para que procesen el pago sin que esto genere ni débito ni crédito fiscal. Hasta que el cliente no la paga no puede tomarse ese IVA,  evitando de esta manera que el cliente se financie con la pyme y que se le pague al Estado un impuesto por un concepto no cobrado aún. Si a los 120 días esa proforma no pagada se transforma en factura y la PYME ingresa el IVA correspondiente, el cliente no puede tomar el crédito fiscal hasta no cancelar esa factura.

Finalmente, el proyecto de ley contempla a las empresas sustentables, es decir,  aquellas que “sin resignar la búsqueda del lucro mediante la producción o intercambio de bienes o servicios, tiene por objeto principal resolver problemas sociales y/o ambientales y generar un impacto positivo en dichos aspectos para la comunidad”.

Se trata de iniciativas que buscan acompañar a la Cuarta Revolución Industrial. Y transformar.

Parece siempre interesante escuchar a quienes son los actores principales de la nueva economía. Quizá tengan la llave para generar oportunidades de trabajo para quienes les generan más confianza: sus pares.

Acerca de Martín Padulla

Fundador y Managing Director de Staffingamericalatina. Martín Padulla es Sociólogo (USAL), MBA (UCA) y experto en mercados laborales. Publicó Trabajo Flexible en Sudamérica y Entornos normativos para Agencias Privadas de Empleo en América Latina, dos libros acerca de las nuevas realidades del trabajo.

@MartinPadulla

mpadulla@staffingamericalatina.com

Acerca de staffingamericalatina

Es el único medio digital independiente especializado en los mercados laborales de América Latina.

Genera y difunde contenidos, investigaciones y desarrollos sobre temáticas como Empleabilidad, Empleo Juvenil, Formación para el Empleo, Trabajo Decente, Agencias Privadas de Empleo, Políticas activas de Empleo, Teletrabajo, Articulación Público-Privadas de acciones tendientes a la generación de Trabajo Decente, Empleos Verdes y Responsabilidad Social Empresaria.

Es el punto de encuentro para empresas, proveedores, candidatos, empresas de servicios, académicos y profesionales independientes de América Latina y el Mundo.

@staffingal

Related News

Comments are closed