wewfbqwor

Ecuador: iniciativas necesarias pero insuficientes

Ecuador necesita modernizar y dinamizar su mercado laboral. Las medidas implementadas son necesarias pero absolutamente insuficientes. Es imprescindible diseñar políticas activas de empleo y ratificar el Convenio 181 de OIT para dinamizar formación e inserción laboral formal, especialmente para los más jóvenes.

El pasado miércoles 3 de enero, el Ministro de Trabajo de Ecuador, Raúl Ledesma, realizó el lanzamiento oficial de la Política Nacional de Empleo. La iniciativa tiene como objetivo promover  oportunidades laborales y reducirá el índice de desempleo, subempleo e informalidad en el país. Además, se busca “impulsar actividades extraordinarias dentro del giro ordinario del negocio lo que fomentará que más de 236.000 trabajadores accedan a un contrato formal con todos los beneficios de Ley”.

El Ministerio del Trabajo ha propuesto siete nuevas modalidades contractuales que permiten regularizar a los sectores turístico, agrícola, acuícola, floricultor, ganadero, construcción (Plan Casa para Todos) y artístico. Con esto, más de 250 mil empleadores reducirán sus costos de operación y formalizarán al empleo requerido.

Se creó el Contrato Juvenil que se centra en la inserción laboral de 60.000 jóvenes (18 a 26 años) hasta el 2021. En este contrato, el Estado entregará a más de 250 mil empleadores, un incentivo tributario para la contratación de pasantes a mitad de costo en el mercado laboral.

El contrato juvenil prioriza sectores de Agricultura (24%), Comercio (20%), Manufactura (13%) y Construcción (9%), los cuales aportarán con el 66% de empleo juvenil. La selección se realizará de acuerdo a la nominación de Grupos de Atención Prioritaria, Sector Rural, Ingresos Familiares y Nivel de Instrucción. Quienes cuenten con formación secundaria incompleta deberán certificarse por medio de las Instituciones adscritas al Ministerio del Trabajo.

Las autoridades han planteado que estas medidas “disminuirán en 3,45%  el desempleo juvenil lo que permitirá llegar, al 2021, a una tasa del 6,98%”.

Se ha decidido fortalecer el Proyecto “Mi Primer Empleo” que incorporará a jóvenes egresados o estudiantes del último año de Universidades, con el objetivo de vincular al mercado laboral a 23.507 jóvenes al año (22.087 en el Sector Privado y 1.420 el Sector Público).

Indicó que de los cerca de ocho millones de ecuatorianos que constituyen la Población Económicamente Activa (PEA), 3.200.000 personas tienen empleo pleno y 4.100.000 están en el subempleo.

Además, otras 303.000 personas se encuentran en el desempleo, de los cuales cerca de 200.000 son jóvenes, según los datos brindados por el Ministro. Los jóvenes representan el 60% del desempleo en Ecuador.

“Esto contribuirá a que la dinamización laboral se traduzca en bienestar para los ecuatorianos, mayor productividad y circulante en el mercado”, planteó Ledesma.

A través del contrato juvenil que tendría 60.000 jóvenes en cuatro años,  los empleadores que contraten a estos jóvenes recibirán por un año el 50% del salario y el 50% del aporte al IESS, siempre y cuando tras ese lapso continúen en nómina. Esto será priorizando a quienes tienen menor nivel de instrucción. Medida sin dudas polémica si lo que se persigue es mejorar la productividad y la competitividad

Para este plan hay previstos $180 millones de inversión. Otro plan se denomina Mi primer empleo y beneficiará a 22.000 jóvenes para el sector privado a través de pasantías y 1.400 para el sector público con prácticas preprofesionales.

El Gobierno asume el costo de las pasantías que serían por seis meses, si luego el joven pasa a formar parte de la nómina. Para ello, la inversión se ha calculado en $ 13,2 millones. Todo se descuenta a través del anticipo a la renta.

Sin dudas, estas medidas son mejores que no hacer nada pero lucen totalmente insuficientes si lo que se pretende es construir un mercado laboral más moderno, más dinámico e inclusivo. Parece urgente la necesidad de complementar a estas medidas, verdaderas políticas activas de empleo que pongan a la persona en el centro de la escena y busquen fortalecer la empleabilidad de los jóvenes a través de la formación de competencias basadas en la demanda y diversos tipos de contratos de trabajo.

Parece clave fortalecer los servicios públicos de empleo y ratificar el Convenio 181 de OIT sobre servicios privados de empleo para establecer un marco de cooperación que permita crear talento pertinente, bajar la informalidad laboral y disminuir el desempleo juvenil.

 

 

Related News

Comments are closed