fusionesyadquisiciones

Cómo preparar la compañía de staffing/outsourcing para la venta.

Prepararse para el proceso de venta tiene múltiples beneficios: torna más atractiva la empresa, mejora el poder de negociación de los vendedores y, cuando se trabaja en los procesos y la rentabilidad, aumenta el valor de la compañía.

Por Eugenio Micheletti* para staffingamericalatina

Tal como lo hicimos en la publicación de junio es importante distinguir los casos en los que la venta de toda o parte de la empresa es una decisión planificada y prevista con tiempo, de aquellos casos en los que la decisión es precipitada por los hechos.   Si bien siempre es posible preparar la compañía para ser vendida, en los casos que la venta es una necesidad de los accionistas, los tiempos para desarrollar las acciones que facilitan y mejoran los resultados se ven limitados.

Condiciones necesarias:

Tal como ocurre con todas las decisiones que comprometen la situación patrimonial de la empresa, la decisión de vender tiene que tener el apoyo necesario para avanzar en tal sentido.   No sólo con la mayoría que requiere entre los accionistas, sino además los niveles ejecutivos que dirigen la empresa deben asumir compromisos con los planes de acción a llevar adelante, y con acciones concretas vinculadas con la adecuada gobernancia corporativa.   Si no se cuenta con el apoyo político, cualquier acción estará condenada al fracaso.

Plan de acción:

Para alcanzar una situación más atractiva a los ojos del inversor, podemos distinguir las siguientes etapas:

–          Clarificar el estado de madurez de la empresa y fijar objetivos para plantear los próximos pasos a seguir.   Es importante saber qué grado de madurez tiene la empresa respecto de cómo desarrolla sus procesos de negocio, estratégicos, comerciales, financieros, operativos y de servicio.   A partir de ahí se pueden fijar metas hacia dónde dirigir los esfuerzos.

–          Mejorar los procesos: Implementar en cada proceso los cambios que mejoren los resultados logrados hasta el momento, enfocados en la optimización de los costos y la mejora del servicio al cliente.   Para esto recomendamos un apoyo de asesores externos para lograr mejores resultados y en menores plazos.

–          Desarrollar y/o mejorar el proceso de planificación de la compañía: planes estratégicos a mediano plazo, presupuestación anual, medición, control de gestión, fijación de objetivos, evaluación de desempeño, y otros.

–          Analizar los riesgos a los que está expuesta la empresa, y un plan de acciones para administrarlos.   Esta función se orienta a la reducción de la probabilidad de ocurrencia de eventos que atentan contra la rentabilidad del negocio, así como a minimizar su impacto financiero, fortaleciendo la sustentabilidad del negocio.

–          Optimizar los sistemas de control interno en los procesos, sobre todo los que impactan en los reportes financieros.   Esto da a los compradores cierta tranquilidad de que las contingencias se mantienen en niveles aceptables.

–          Contactar a funcionarios clave del sector, para que los potenciales inversores tomen conocimiento de las posibilidades y se vayan acercando compradores y vendedores con similares intereses.   Existen consultoras especializadas en M&A, cámaras de comercio, contacto directo con compañías cuya estrategia de expansión a través de adquisiciones es conocida, u otros caminos para llegar a encontrar el socio o inversor adecuado.   De más está decir que el intercambio de información debe realizarse bajo el marco de convenios de confidencialidad que resguarden los intereses de todas las  partes involucradas.

–          Definir los futuros roles del Directorio y la Alta Gerencia en un escenario de venta parcial o total, atendiendo las expectativas y necesidades de todos en la medida que el bien común de la organización lo permita.

–          Plantear en el Directorio las diferentes alternativas viables en caso de que haya potenciales compradores interesados, y buscar siempre lo mejor para ambas partes (vendedores y compradores).

Estas tareas requieren de un conocimiento profundo de la actividad, del mercado donde la compañía se desenvuelve, y de los contactos clave en los potenciales compradores, así como también una alta especialización en los procesos de fusiones y adquisiciones.   Todos estos factores inciden en la concreción de operaciones que beneficien a todas las partes intervinientes.

 

*Eugenio Micheletti es Director de Emerging Staffing Brokers

emicheletti@emergingsb.com

Related News

Comments are closed