rwthwh

Aumenta por tercer año consecutivo el desempleo en América Latina pero las expectativas son buenas para 2018

El desempleo en América Latina y el Caribe aumentó por tercer año consecutivo y afecta a más de 26 millones de personas en 2017, según un informe Panorama Laboral de América Latina y el Caribe 2017, presentado hoy en la sede de la Oficina Regional de la OIT en Lima en el cual también se destaca que pese a esta realidad preocupante, hay señales de recuperación en el mercado laboral y se espera una evolución más positiva de los indicadores el año próximo.

“El mercado de trabajo en la región parece estar en un momento de cambio de ciclo después de un período de deterioro generalizado de los indicadores laborales y sociales, pero la mejoría dependerá de que se cumplan los pronósticos de mayor crecimiento económico”, advirtió el Director de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar-Xirinachs.

El informe anual, destaca que este año hubo un desempeño mixto de las principales variables vinculadas al mundo del trabajo.

La tasa de desempleo promedio de América Latina y el Caribe subió de 7,9% en 2016 a 8,4% al concluir 2017, un aumento de 0,5 puntos porcentuales. El número total de personas que buscan un empleo sin conseguirlo subió en dos millones de personas, a 26,4 millones.

El informe de la OIT dice, sin embargo, que el promedio estuvo fuertemente influenciado por la situación de Brasil, donde está ubicada cerca de 40% de la fuerza de trabajo de la región, y donde la tasa de desempleo se situó en 13,1% al tercer trimestre de 2017.

Otro de los factores es que si bien este año hubo un leve repunte en el crecimiento económico después de un período de desaceleración y contracción, este no fue lo suficientemente fuerte para modificar la tendencia de un mercado laboral que “actúa con rezago cuando hay recuperación”.

En 2018 en cambio, cuando según pronósticos recientes el crecimiento económico promedio de la región llegaría a cerca de 2%, “se espera que el repunte económico sea más visible en los mercados laborales” y que la tasa de desempleo baje por primera vez después de tres años, a 8,1%.

En este fin de año ya se ha comenzado a notar una mejoría en la tasa de ocupación en el mercado laboral, que permite augurar una evolución positiva para el próximo año. Hay que tener en cuenta que el mejoramiento aún “es leve y frágil”.

En el análisis por subregiones, el informe destaca que el desempleo subió en el Cono Sur donde la variación interanual al tercer trimestre pasó de 10,7 por ciento a 11,9%. En los países andinos hubo una moderada reducción de 6,9% a 6,8%, en Centroamérica y México bajó de 4,5% a 4,0%, y en el Caribe la reducción fue de 7,8% a 7,4%.

En 2017 el desempleo aumentó en nueve de los 19 países con datos al tercer trimestre, esto también es una evolución positiva comparada con 2016 cuando el incremento se registró en 13 países.

“La principal novedad de este Panorama Laboral 2017 es que, en general, se vislumbra el fin del deterioro generalizado en los mercados laborales registrado en los últimos años, y el inicio de lo que, de materializarse la aceleración del crecimiento esperada en 2018, será el inicio de una nueva fase de mejoramiento”, dijo Salazar.

Sin embargo, recordó que el desempleo es apenas la parte más visible del funcionamiento de los mercados de trabajo. “Hay otras dimensiones del empleo que deben ser objeto de atención por parte de los países de la región, como la persistente desigualdad de género, la falta de empleo para los jóvenes y los temas relacionados con la calidad del empleo que contribuyen a perpetuar la informalidad”, destacó.

En el caso de las mujeres, la buena noticia es que por primera vez desde que se realiza la medición del Panorama Laboral la participación femenina en el mercado de trabajo supero el 50%, al ubicarse en 50,2%. Esto significa que más de más de 115 millones de mujeres forman parte de la población económicamente activa.

Pero a pesar de esta evolución positiva la brecha de género es persistente. Las tasas de participación y de ocupación de las mujeres aún son inferiores a las de los hombres en más de 20 puntos porcentuales. Por otra parte la tasa de desempleo de las mujeres, de 10,4 por ciento al tercer trimestre, sigue siendo 1,4 veces la de los hombres.

“Los mercados laborales de la región siguen estando fuertemente segregados”, comentó Salazar.

Por otra parte, la tasa de desempleo juvenil promedio subió de 18,9 por ciento a 19,5 por ciento en 2017, lo cual significa que uno de cada cinco jóvenes en la fuerza laboral no consigue trabajo. Se estima que esta situación afecta a unos 10 millones de jóvenes.

En cuanto a la calidad de los empleos, el informe de la OIT dice que ha persistido una débil generación de empleos en el sector formal y asalariado, mientras que ha sido mayor el crecimiento de empleos por cuenta propia, habitualmente asociado con condiciones laborales de menor calidad y con la informalidad.

En el caso de los empleos por sector destaca el aumento del 1,9 por ciento en el empleo en la industria manufacturera, normalmente asociado con condiciones laborales formales.

En cuanto a los salarios, en un contexto de crecimiento moderado y en especial a causa de una menor inflación, en siete de los nueve países con información disponible los salarios reales en el sector registrado o formal aumentaron entre el tercer trimestre de 2016 y el tercer trimestre de 2017.

Related News

Comments are closed