dWFQRWG

Atrium: llegan los robots abogados

En Silicon Valley ya no están pensando en chats con videos ni en servicios bajo demanda, como Uber. ¿Se viene el estudio de abogados robotizado?

 

Justin Kan, un serio y reputado empresario de 34 años que sabe mucho sobre las start-ups y que creó el videojuego Twitch vendido a Amazon por casi USD 1,000 millones en 2014, esta trabajando en esto.

Se trata de la misma persona que ayudó a lanzar cientos de compañías como socio en la incubadora Y-Combinator.

Kan ahora está enfocado en Atrium, el estudio de abogados del futuro.

En este estudio, los abogados asisten las preguntas de una lista de clientes que buscan ejecutar tareas legales, tales como la recaudación de fondos de capital de riesgo y la emisión de opciones sobre acciones a los empleados. Los ingenieros observan atentamente esos procesos y de ahí se extrae la información de las conversaciones y los documentos intercambiados. Lo que están haciendo es tratar de construir una tecnología que automatice el trabajo y reemplace las funciones que los seres humanos están haciendo.

Lo que quieren crear es un estudio de abogados lleno de tecnología, que puedan ofrecer servicios más eficientes en una plataforma legal transparente.

En los últimos dos años, las herramientas de automatización e inteligencia artificial se han sofisticado hasta tal punto que ha llegado a afectar el trabajo profesional. Asistentes administrativos y financieros se han convertido en los objetivos de este software.

McKinsey estima que el 35 por ciento de todas las tareas profesionales pueden ser automatizadas. El trabajo de Kan está en una fase inicial. En estos momentos está contratando abogados y no los está convirtiendo en profesionales obsoletos. La oficina cuenta con seis abogados y otros tantos paralegales e ingenieros. Dos de sus tres cofundadores, Augie Rakow y Bebe Chueh, son abogados (el otro, Chris Smoak, es ingeniero y empresario).

Kan explica que se sintió atraído por la idea de la frustración entorno a una industria arcaica con la que tuvo que trabajar continuamente durante su experiencia fundando y vendiendo start-ups.

“He recaudado dinero, he hecho fusiones, he sido demandado y, sin embargo, cada vez, las cuentas se acumulaban y no tenía una idea clara de lo que estaba pagando”, lamenta.

Una de las características más innovadoras de Atrium es su modelo de negocios que busca la transparencia. La firma no cobra por hora,  Atrium estima la cantidad de trabajo que espera hacer para cada cliente y cobra una tarifa mensual única sin importar las horas trabajadas. Hasta el momento, ha ayudado a sus clientes a recaudar USD 94 millones.

Related News

Comments are closed