neets

América Latina cerrará este año con el mayor aumento del desempleo juvenil desde 2004

En su informe sobre las tendencias del empleo juvenil, la OIT indica que los jóvenes representan más de 35% de la población desocupada del mundo.

Según un informe distribuido por EFE, a tasa de paro juvenil en el mundo se situará este ejercicio en el 13,1%, una décima más que el año anterior y América Latina registrará su mayor incremento al respecto desde el 2004, indicó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Pese a esa décima de incremento, la cifra estimada de 70,9 millones de jóvenes desempleados en el 2017 constituye “una mejora sustancial” en relación al nivel más álgido de la crisis económica y financiera mundial en el 2009, cuando el paro entre las personas de 15 a 24 años se situaba en 76,7 millones, de acuerdo con la OIT.

En el 2018 habrá 200.000 jóvenes desempleados más en el mundo que este año, hasta llegar a 71,1 millones.

A nivel mundial, las mayores tasas de desempleo juvenil corresponden a los Estados árabes (30%), el norte de África (28,8%) y América Latina y el Caribe (19,6%).

Para nuestra región, OIT prevé que  registre este año el mayor aumento de desempleo juvenil de todos, con un incremento interanual de casi un punto porcentual, al pasar del 18,7% de 2016 al 19,6%, el nivel más alto desde el 2004.

Este porcentaje está muy por encima del 14,5% del 2013 y significa que otros 500.000 latinoamericanos jóvenes se convertirán en desempleados este año.

La buena noticia es que la tasa de desempleo juvenil regional permanecerá estable en el 2018.

En Brasil el desempleo juvenil alcanzará el 30% en el 2017, el peor dato jamás registrado desde 1991 y un porcentaje que solo será compensado parcialmente por mejoras en las tasas de Argentina y México. No obstante, un aspecto positivo para la región es que presenta la segunda menor incidencia de jóvenes trabajadores pobres, con sólo un 10% de jóvenes que trabajan en situación de pobreza moderada o extrema, una tasa similar a la de los adultos.

La pobreza en el empleo se produce cuando se gana menos de 60% del ingreso medio en un país.

Berar Awad destacó que países como Brasil, Argentina, Colombia y México han adoptado políticas para extender la protección social a quienes trabajan en el sector no formal, en pequeños negocios y aquellos en autoempleo.

El informe de la OIT también pone en evidencia la doble discriminación que afecta a las mujeres jóvenes en los mercados laborales de todo el mundo.  Con una tasa de participación de las jóvenes en el mercado laboral 16,6% por debajo a la de los hombres, la tasa de desempleo para ellas es de 34,4%, frente al 9,8% que registran los hombres.

Related News

Comments are closed