0455 1

Abordando un nuevo mundo del trabajo: ¡ya no podemos seguir haciendo lo mismo!

Por Denis Pennel

 

Siendo los contratos de empleo no tradicionales la nueva norma, creo que es momento de abordar de una manera novedosa los modelos de trabajo del futuro. ¡No podemos resolver problemas del siglo XXI con soluciones inventadas hace cien años! Debemos considerar como el trabajo necesita ser contratado y organizado en las décadas por venir para adecuarse lo más posible a las personas y los negocios.

En mi opinión, una de las primeras cosas que necesitamos hacer es dejar de sostener a los contratos permanentes de tiempo completo como el estándar ideal y clasificar a cualquier otra modalidad como inferior.

En un mundo del trabajo que nunca había sido tan diverso y complejo, necesitamos una multiplicidad de relaciones laborales para abordar la diversidad de expectativas y restricciones. Por ende, deberíamos dejar de oponernos a formas distintas de trabajo y reconocer que todas son muy complementarias.

El trabajo decente puede ser hallado en un amplio abanico de contratos no tradicionales de trabajo, tales como el autoempleo, el trabajo de agencia, el trabajo part-time o el empleo por plazo fijo. Por otra parte, las personas con contratos de tipo permanente pueden enfrentar déficits de trabajo decente (no cobrando el salario mínimo, sufriendo abusos de salud y seguridad, burnout, etc.) Por ende, separar la discusión del trabajo decente del tipo de contrato laboral que se tiene es clave si queremos tener un debate productivo del futuro del trabajo.

En Francia y Bélgica, donde vivo y trabajo, existen más de 30 tipos de contratos laborales en el mercado, y cada uno de ellos tiene un rol clave para las empresas y los trabajadores. Las multifacéticas dimensiones del trabajo en Europa fueron analizadas en el 6to Eurofound European Working Conditions Survey (EWCS), publicado en noviembre de 2016. Reveló importantes diferencias en el status del empleo en Europa e identificó siete índices clave de calidad laboral resaltando la importancia de mejorar el balance vida-trabajo, la gestión de la carga de trabajo, y diseñar trabajos con sentido, más allá del tipo de contrato laboral.

Estas diversas formas de contratos de trabajo son una realidad en los mercados laborales actuales. Reflejan la multiplicidad de la fuerza laboral, la cual nunca ha sido tan diversa respecto a generaciones, culturas, género, sistemas educativos y expectativas. El crecimiento de las formas diversificadas de trabajo y de contratos laborales refleja la demanda de las empresas en el siglo XXI, que requieren agilidad para responder a los cambios de la demanda. Atrás quedaron las épocas de la producción masiva. Actualmente vivimos en una era de customización masiva, y ello requiere de una nueva variedad de requerimientos laborales para satisfacer las expectativas de los clientes.

Hay que aclarar que la diversidad de contratos que existen hoy también satisface las necesidades de los trabajadores. Con tres generaciones en los espacios de trabajo, las personas tienen prioridades y motivaciones muy diferentes.

Las madres de niños pequeños, los millennials y los que están por jubilarse, todos ellos requieren un grado de libertad, autonomía y flexibilidad en sus vidas laborales para balancear su trabajo con otras prioridades. Un rango más amplio de contratos y de estructuras laborales les permite lograr esto, al mismo tiempo que aumento la participación e inclusión en el mercado laboral.

Además, la idea misma de que los contratos permanentes hayan sido alguna vez la norma corresponde a una visión muy unilateral. El hecho es que los contratos permanentes por tiempo completo fueron una característica de la segunda mitad del siglo XX, en los países industrializados de Europa, América del Norte y Japón. Pero nunca fueron la regla a nivel mundial.

Actualmente, solo el 27% de la población mundial trabaja con contratos por tiempo completo permanentes. El resto siempre ha tenido un abordaje mucho más amplio y diverso de los contratos laborales y la combinación requerida para enfrentar las demandas de las empresas y los trabajadores. En los países en desarrollo, la mayoría de la población trabaja por cuenta propia, en un empleo familiar, o simplemente en la informalidad.

Y no nos equivoquemos pensando que estos países son menos productivos o exitosos. En India, por ejemplo, donde más del 90% de la fuerza laboral no tiene ningún tipo de contrato, han experimentado un crecimiento anual de PBI de más del 7% en los últimos años –muy por encima de los crecimiento logrados en Europa, Japón o EEUU.

Por supuesto, los derechos y la protección de los trabajadores siguen siendo de importancia primordial. Las personas deben confiar en un trabajo decente que les brinde los derechos y protecciones sociales que les corresponde, más allá del tipo de contrato que tengan. Pero esto se logra adaptando nuestros sistemas de seguridad y haciéndoles más portátiles y adheridos al trabajador, no al trabajo. Esto no puede lograrse forzando al resto del mundo a adoptar una anticuada noción occidental de cómo debe ser el espacio de trabajo.

Las economías y fuerzas de trabajo de todo el mundo cada vez se encuentran más sujetas a las fuerzas de la globalización. Y esta tendencia seguirá creciendo e intensificándose. Para abordarla, debemos observar que tipo de contratos laborales necesitarán los mercados laborales en el futuro. Debemos dar los pasos necesarios para adaptar nuestros modelos de trabajo de manera tal que aprovechen una combinación de contratos y situaciones laborales que satisfagan las necesidades de las empresas y economías modernas.

En las palabras apócrifas del más reciente premio Nobel, “los tiempos están cambiando” y la forma en que el trabajo se organizo debe cambiar en consonancia con ellos.

 

 

Acerca de Denis Pennel

Managing Director de Ciett y Eurociett. Denis Pennel es un experto en mercados laborales con profundo conocimiento y años de experiencia relacionados con el Empleo a nivel global y europeo. Acaba de publicar “Travailler pour soi”, un libro acerca de las nuevas realidades del trabajo.

Sigue a Denis en Twitter @PennelDenis

 

Acerca de WEC

Como Confederación Mundial del Empleo, WEC es la voz del sector del empleo a nivel mundial, representando habilitadores de mercados laborales en 50 países y a 7 de las empresas más grandes de soluciones en fuerza laboral. WEC brinda un acceso y compromiso único con hacedores internacionales de políticas (OIT OCDE, Banco Mundial, FMI, OIM, UE) y grupos de interés (sindicatos, la academia, think tanks, ONGs). Sus principales objetivos son ayudar a sus miembros a desarrollar sus negocios en un marco legal regulado de manera positiva y ganar reconocimiento por la contribución positiva que hace el sector al mejor funcionamiento de los mercados laborales.

Sigue a WEC en Twitter @WECglobal

Related News

Comments are closed