jovoutloook

241 millones de latinoamericanos carecen de seguridad social

Un informe de la OIT da cuenta de la enorme incidencia del trabajo informal y sus consecuencias en América Latina.

 

Unos 241 millones de latinoamericanos y caribeños (el 39 % de la población regional), carecen de toda prestación social, ya sean pensiones o ayudas por desempleo, denunció  la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el “Informe Mundial sobre la Protección Social 2017-2019”.

La gran incidencia del trabajo informal en los países de la región provoca que trabajadores rurales, autónomos o domésticos estén excluidos de la protección social o tengan una cobertura muy reducida, señala el informe presentado  en México.

De los 624 millones de personas que viven en América Latina y el Caribe, la OIT estima que el 61 % tiene acceso a cuando menos una prestación social, mientras que el resto está descubierto.

América Latina y el Caribe destinan el 16 % del PIB a las prestaciones sociales, sin contar el gasto sanitario. Brasil (18 %), Cuba (18 %) y Uruguay (17 %) lideran las inversiones, mientras que en la cola se encuentran Guatemala (4 %), Granada (4 %) y Haití (3 %).

La OIT insta en su informe a los gobiernos regionales a aumentar la formalización de la economía para extender la seguridad social a un mayor número de trabajadores, y ampliar la cobertura a grupos vulnerables como los niños.

Entre las prestaciones analizadas por el informe se encuentran las pensiones por jubilación, a las que tienen acceso cerca del 70 % de los latinoamericanos y caribeños de edades avanzadas.

Sin embargo, existen algunas excepciones donde menos de la mitad de los adultos mayores perciben pensiones de jubilación como es el caso de México (25 %), Perú (19 %) o Haití (1 %).

Las menores tasas de protección social se dan en el ámbito de la cobertura infantil, puesto que solo el 34 % de los menores de 14 años en América Latina y el Caribe disponen de algún tipo de prestación.

Los únicos países que superan el 90 % de tasa de cobertura infantil son Brasil (97 %) y Chile (93 %), mientras Costa Rica (18 %) y Ecuador (7 %) están en la cola de la clasificación regional.

La OIT calcula que el 68 % de las mujeres trabajadoras perciben ayudas a la maternidad, lo que coloca a Latinoamérica por encima de la media mundial (41 %), aunque las diferencias entre países son muy elevadas. Mientras que en Uruguay la totalidad de las mujeres que trabajan están protegidas, en Paraguay sólo perciben prestaciones el 3 % de las mujeres. La misma disparidad existe en la protección social a personas discapacitadas, ya que en Brasil, Chile y Uruguay la cobertura supera el 90 % mientras que en Colombia, Guatemala y Perú no llega al 6 % de las personas que sufren algún tipo de discapacidad.

En lo que se refiere a seguros por desempleo, Barbados lidera las ayudas con el 88 % de los parados, mientras que, por el otro extremo, en Bolivia solo el 3 % de las personas sin trabajo reciben alguna ayuda económica.

La formalización del trabajo en el siglo XXI necesariamente debe contemplar diversas formas de trabajo formal. La modernización de los marcos regulatorios es urgente en la región para evitar la exclusión y la desigualdad.

 

Related News

Comments are closed